Puede que Nicolás Maduro no haya resuelto la crisis económica, el problema de la inseguridad, las muertes en las cárceles, la corrupción interna, el desabastecimiento… me perdí. ¿En qué iba?

En fin, que al presidente Nicolás Maduro se le pueden reprochar muchas cosas, pero hay una cosa en la que sobresale: su capacidad para hacernos reír.

Como Guido en ‘La Vida es Bella’, Maduro es ese sujeto risueño que nos saca carcajadas mientras el mundo se incendia afuera, en medio de la pólvora y el hambre, y se lo agradeceremos infinitamente.

No obstante, y salvando las distancias, él no es el único presidente capaz de hacer reír a sus compatriotas.

En Estados Unidos, ese puesto lo tiene el expresidente George W. Bush más qué asegurado, y aquí te mostramos algunos momentos que lo prueban.

1. Cuando Bush demostró ser más rápido que cualquier zapato tercermundista

George Bush más gracioso que Maduro

2. Es el único capaz de aprovechar una evento sobre la Malaria para dar una lección de baile

george-w-bush-bailando

3. Esa vez en que le dio un “masajito” a la canciller alemana Angela Merkel

george-w-bush-gracioso

4. Cuando “confesó” que no dejaba de pensar en formas de dañar a Estados Unidos

“Nuestros enemigos son innovadores y nosotros también. Nunca dejan de buscar formas de dañar a nuestro país y a nuestra gente, y nosotros tampoco.”

5. El problema de quedarse sin un plan de escape tras una conferencia para la prensa

george-bush-puerta

6. Cuando confundió los funerales de las víctimas de Dallas con un evento navideño

7. El triste episodio en que un pavo lo violó en público

En Estados Unidos es tradición que el presidente “perdone” a un pavo de ser sacrificado antes del Día de Acción de Gracias. Lo que Bush no esperaba era que el pavo no lo perdonara a él:

George Bush violado por un pavo

8. O cuando demostró que un buen presidente también puede ser una buena Pin Up

George Bush más gracioso que Maduro