Mother.


El cine de terror estadounidense está catalogado como el peor.

Los diálogos carecen de sentido y sus personajes no actúan según un planteamiento verosímil. La música no va muy bien acompañada de lo que sucede en pantalla. Y los guiones son tan profundos como la capacidad intelectual de Maduro.

Por esas razones, los cinéfilos y aficionados al buen cine buscan películas europeas o japonesas para saciar su catarsis y pequeñas ansiedades; además del buen masoquismo para pasar un puñado de buenos sustos.

Sin embargo, cuando Aronofsky dice que tiene pensado hacer una película de terror, hay que voltear la cabeza hacia lo que sea que esté produciendo. Y en este caso, Mother, -lo más nuevo de Darren Aronofsky, promete que jode.

Y estás son cinco razones para probarlo.

¡Comenzamos!

Legado visual

Darren Aronofsky es un provocador. A través de sus películas siempre ha mostrado tramas perturbadoras, solladas y filosóficas.

En una de sus primera películas exploró el tema de la religión, la matemática y las complejas y profundas emociones en Pi: orden del caos: la historia giraba alrededor de un matemático brillante que cree haber conseguido un código por el que se rige toda la humanidad.

Le seguiría Réquiem por un sueño, una particular y desgarradora historia que fue nominada como película de culto. Más o menos contaba varias historias acerca de las consecuencias de las drogas en yonkis o adictos.

 

Su tercer largometraje se tituló bajo el nombre de La fuente en la vida, sin embargo, la película atravesó por varias dificultades. Los actores que en primera instancia habían sido elegidos, se retiraron del proyecto, y eso dificultó mucho el trabajo a Aronofsky, quién tuvo que reemplazarlos por otros. La trama explora la línea divisoria y casi borrosa entre el amor y la muerte.

En el año 2008 volvió con las pilas recargadas y con una historia que acumuló muy buenas críticas. Se trataba de El luchador, una película que le valió un puesto en el selecto lugar de cineastas más prometedores de la última década. Como dato curioso el film tiene pinceladas de The Raging Bull de Scorsese.

El Cisne Negro tendría que estar en el podio del top 3 de películas de Darren Aronofsky. Nunca antes se había contado contado con tanta crudeza el mundo de la danza y el ballet. Los límites tan bien dibujados entre la realidad y la paranoia juegan con el espectador y lo llevan a una perturbada dimensión de la que es difícil escapar.

Casting de actores

En Mother se mezcla la savia nueva con la savia vieja de la actuación. Actores legendarios de la talla de Michelle Pfeiffer, Ed Harris y Javier Bardem se funden con la camaleónica Jennifer Lawrence en un film de terror, suspenso y misterio

Michelle Pfeiffer tiene ya 60 años y ha actuado en no menos de 15 películas. Una mujer bastante experimentada que ha protagonizado y participado en diversos films: Fue la esposa de Tony Montana en Scarface, una escritora que revela los horrores del comunismo en La Casa Rusia.

Por su parte Ed Harris tiran también de repertorio protagónico envidiable. Ambos han actuado en superproducciones. Ed Harris pero más barbudo y con túnicas que le llegaban hasta los tobillos hizo de Dumbledore en las últimas películas de Harry Potter y Bardem hizo al simpático villano Raoul Silva en Skyfall.

La carrera de Jennifer Lawrence ha ido en ascensor. Una de sus primera películas fue Winter’s Bone, una historia intensa acerca de los peligrosos que pueden llegar a ser los vínculos familiares. Su actuación tan natural, fresca y sorprendente le valió para ganarse el Oscar como Mejor Actriz.

Música

La música en una película de terror lo es casi todo. Y Aronofsky, después de haber estudiado a los maestros del suspense nipones, ha profundizado en este aspecto.

Y para eso cuenta con su amigo Clint Mansell que lo ha acompañado desde Pi: el orden en el caos.

Sin embargo, el trabajo que se hizo merecedor de una tonelada de buenas críticas fue el que compuso para Réquiem por un sueño: un soundtrack basado en una pequeña historia de fantasía de un escritor español. El tema se hizo viral al instante y actualmente lo han utilizado y remixeado en diferentes películas. Su nombre es Lux Aeterna.

Terror bien hecho

En el principio mencionamos que el cine estadounidense está catalogado como el más patético y la opción menos recomendable si quieres pasar un buen susto.

Pero a diferencia de las películas sin sentido, sabemos que Mother es influenciada por films japoneses. De hecho, hay un thriller llamado Perfect Blue, que parece ser la obsesión de Aronofsky, en varias de sus películas como El Cisne Negro y Requiem por un sueño, ha añadido material visual inspirado en el anime nipón.

Mother apunta a ser una de las películas más brutales de terror que se ha producido en tierras estadounidenses.

Y si aún sientes duda después de enumerar todas esas razones, te invitamos a observar su más reciente tráiler.