Música.


¿Venceremos?

La pregunta se vuelve elástica para que el contenido llegue a todo un país y sitúe su mirada a pocos centímetros de nosotros, esperando la respuesta.

Si me preguntan a mí, no tardaré mucho en responder: no lo sé, lo que sí sé es que este es el camino.

Así como la famosa frase que dice: todos los caminos llevan a Roma, acotaré: Todas las calles llevan a Miraflores.

Y en el trayecto hacia el lugar que permite cambiarlo todo, tendremos que apertrecharnos.

Unos llevan pitos, otros llevan pancartas. Pero todo nos vamos a aprender de memoria un himno que sirva para motivarnos el espíritu y la valentía que debemos demostrar para poner nervioso al régimen, que por inercia, cometerá una equivocación.

Una manifestación que estimule nuestras fuerzas para conquistar el palacio; porque, aunque, las barreras se muestren sólidas, al escuchar a una voz cantarina que entone las frases con pasión y esperanza, de pronto, esas gruesas barras de hierro se convertirán en escombros.

Ese himno se ha escuchado en todo nuestro país; sin embargo nació y dijo sus primeras palabras en la boca de una coral sincronizada en un centro comercial de la capital.

Sus primeras letras fueron:

Canta el pueblo su canción

Para ganar su libertad

Esta es la música del pueblo

Que dejó la oscuridad

Y ante la magnífica interpretación que levanta los vellos, surge el recuerdo de un libro que se escribió hace muchos años: Los miserables, escrito por un ciudadano francés  conocido como Víctor Hugo. Una historia que retrata la hambruna, el desespero y la miseria en Francia, a mediados de 1870.

Justo como ahora.

La calle clama clemencia, un atisbo de clemencia, ante tantos golpes feroces propinados por la cúpula dictatorial. Los ciudadanos se encuentran hartos ante la indolencia del régimen, sin embargo no pierden la esperanza, porque saben que la recompensa es enorme.

El himno, que se volvió viral, este domingo 14 de mayo, pretende convertirse en el grito de batalla que nos librará de la dictadura.

Te invitamos a que seas un instrumento del cambio, y que cuando escuches el himno para derrotar la dictadura: Canta el Pueblo, lo compartas masivamente, de esa forma, todos ciudadanos del país, construirán el eco de la esperanza.