La música, el mejor invento que ha creado el ser humano desde el inicio de los tiempos.

Indiferentemente del género, ésta tiene ciertos dotes místicos que genera en nosotros diversos tipos de sensaciones, desde querer “golpear a alguien”, hasta enamorarse. Toda canción tiene su sentido y propósito, la libertad en cuanto a composición es abrumadora.

El poder de la música es tan bárbaro, que diversos estudios realizados por expertos de Geriatros-SARquavitae en Madrid, España, señalan que el poderoso sonido producto de acordes puede ayudar a sanar el autoestima, mejorar el ánimo, e inclusive, la memoria y el lenguaje con pacientes de Alzheimer.

Este método lleva el nombre de “musicoterapia”.

En el proceso de los estudios, los enfermos disminuían su estrés, la tensión muscular y el ritmo cardiaco considerablemente, asimismo, según información de “El Economista”, la música ayudó a diversos internos con alzhéimer a evolucionar su habilidad psicomotora mientras estos todavía disponían el recurso del habla.

En mi opinión personal, muchas personas no tienen la mínima idea de los poderes e influencias que tiene la música en nosotros día tras día, así que les regalaré un pequeño playlist de algunas canciones que escucho frecuentemente para elevar mis ánimos y calmar el estrés.

Love, don’t leave me waiting – Glen Hansard

Breathe me – Sia

Everlong – Foo Fighters

Lo que tú quieras que sea – McKlopedia

Lost Stars – Adam Levine

Give me love – Ed Sheeran

Attention – Charlie Puth

Watch over you – Alter Bridge

Lift – Poets of the Fall

Somebody told me – The Killers

Un plus que va más allá de ser consumidor empedernido de música, es ser compositor y ejecutor. Aprender a tocar un instrumento desarrolla una cierta dependencia sentimental con dicho objeto que, a medida que pasan los años se convierte en tu gran aliado para combatir males tan intensos como la depresión.

Y tú, ¿qué escuchas para mejorar tus ánimos?