Narcotráfico.


Las jevitas sobre las que hemos investigado han vivido por y para el narcotráfico y también han muerto por él.

Tenemos el caso de Angie Sanclemente que dirigía su propia red de narcotráfico o Diosa Canales que salía con un ex capitán de la Guardia Nacional Bolivariana que fue culpado de tráfico estupefacientes.

Lo cierto es que para cualquier chamita bonita e inocentona, el narcotráfico puede ser un atajo para alcanzar todo lo que se propone en la vida: viajar, comprar y disfrutar; sin embargo, a veces tiene su caso más amargo como el que viene a continuación.

María Flores

La vida de María Susana Flores se escapó en un suspiro: ganó un concurso de belleza coronándose como “miss Sinaloa” en el 2012 y dos balas en su cadera enfriaron su vida unos meses después.

Javier Valdez, un periodista que falleció a mediados de mayo de 2017, escribió en su libro “Miss Narco” que el narcotráfico es una forma de vida en Sinaloa y que está muy lejos de ser un trabajo que sea condenado por sus mismos ciudadanos.

Quizá el asesinato de María Flores le abrió los ojos a la población sinaloense. Susana fue utilizada como un escudo humano de un narco que se protegió de los disparos de la policía local.

Angie Sanclemente

Al igual que “miss Sinaloa”, Angie también fue reina de belleza pero en Colombia.

Sanclemente se involucró sentimentalmente con un narcotraficante mexicano apodado “El Monstruo”.

Las fuentes de investigación apuntan que le aprendió bastante maldades a “El Monstruo” porque, después de su separación montó un negocio de drogas en Argentina.

Sin embargo, tras pasar unos cuantos años de tranquilidad y prosperidad en su red de narcotráfico, una de sus trabajadores tiro, accidentalmente, sus planes por la borda.

El 20 de octubre de 2009,  una modelo argentina fue detenida por 55 kilos de cocaína que escondía en una maleta, y en medio de los interrogatorios, apuntó el nombre de Angie; a los pocos días fue capturada por la policía argentina y fue sentenciada a 3 años de prisión.

Diosa Canales

La vedette más famosa de Venezuela ha tenido sus altos y bajos con algunos integrantes de la red de narcotráfico más podrida del mundo: Las Fuerzas Armadas Nacionales Bolivarianas.

En concreto, la investigación apunta a Vasily Kosky, uno de los excapitanes de la Guardia Nacional Bolivariana. Sí, esa misma gente que reprime manifestaciones y mata manifestantes.

Lo cierto es que Kosky fue acusado de ser una de las piezas del engranaje del tráfico de droga hacia el exterior.

En una de las entrevistas que le hicieron a Diosa, ella alegó que desconocía las actividades ilícitas a las que se dedicaba su pareja.

¿Le creemos?

Diana Antivero

Diana es una modela venezolana que se fue muy joven para Argentina. Al cabo de unos años se destacó en una página web que se llamaba freelancemodels.

En 2011, fue capturada en el aeropuerto nacional de Ezeiza en Argentina. El motivo de su detención era que formaba parte de una gran red de narcotráfico con su novio de ese entonces: Bodji.

En el 2014 salió de prisión y al poco tiempo pasó en una de las revistas de farándulas más famosas de ese país.

 

Claudia Ochoa

El caso de Claudia Ochoa es singular. Varios periodistas mexicanos la han vinculado con ser la mano derecha de Ismael “El Mayo Zamabada” y la líder de una banda peligrosa de delincuentes que se hacen llamar “El Antrax”.

Claudia se la pasa presumiendo carros de lujo, propiedades lujosas, armas de alto calibre y camionetas último modelo a través de sus redes sociales.