Chernobyl era una complejo de plantas radioactivas que pertenecía a la extinta Unión Soviética por allá en la época de 1986.  Sin embargo, todo era muy bonito,y muy bello, antes del fatídico 26 de abril.

Ese día, el reactor 4 del complejo, -mientras estaba siendo probado en un ejercicio de simulación- tuvo un aumento repentino de potencia, lo que ocasionó una explosión de hidrógeno dentro de la máquina, creando una reacción radioactiva en cadena y alcanzando a la ciudad de Prypiat que debió ser evacuada al instante.

Por ende, y debido a aquellos eventos en el pasado, Chernobyl y Prypiat, se han convertido  en lugares de interés común para algunos lunáticos, que, apertrechados con su cámara quieren capturar un instante que termine siendo una fotografía de índole histórico, tal vez.

Sin embargo, el cineasta Danny Cooke, ha ido un poco más allá de los límites, obsequiando a la humanidad, una vista espectacular a través de un dron acerca de los parajes fantasmagóricos y solitarios de “una catástrofe que nunca acabó”.

Su trabajo ha sido bautizado como “Postcards from Chernobyl” y pueden verlo abajo de estas líneas.

(Enrique Ortega)