Sí, hay mucho que agradecerle a nuestra amiga fiel, la cerveza. Y no solo por aquella vez que te facilitó la cita con la chica que ahora es tu esposa; o esa vez que tuviste ese reencuentro épico con tus amigos del colegio; o la vez que bailaste tan bien como nunca (al menos eso creíste). Aparte de estos maravillosos beneficios, resulta que la cerveza tiene otro montón más, y comprobados científicamente.

Desde cuidar tu corazón, mejorar tu sistema inmunológico, hasta mejorar tu apetito sexual. He aquí 10 razones para nunca dejar de beber cerveza, o al menos no descuidarla de vez en cuando:

1. La cerveza es amor, y el amor es bueno para el corazón

cerveza

El vino por lo general siempre se lleva todo el crédito como la bebida que ayuda a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, pero nuestra amiga espumosa también lo es, y debemos saberlo.

Un grupo de investigadores italianos encontró que los bebedores moderados de cerveza tenían un riesgo de un 42% menor de enfermedades cardíacas en comparación con los no bebedores.

Los científicos sugieren que el consumo de dos cervezas al día podría reducir considerablemente el riesgo de enfermedades al corazón. Y no pienses que por tomarte 20 al día, tu corazón será inmortal. La moderación es la clave.

2. La cerveza te hace pensar como un genio

cerveza

Tomarte dos cervezas no te hará inteligente, pero sí podría aumentar tu creatividad, de acuerdo con un estudio realizado para la revista Conciencia y Cognición.

En el estudio, 40 hombres veían una película, mientras al mismo tiempo debían completar algunos rompecabezas verbales. 20 de ellos estaban influenciados bajo los efectos de la cerveza, y esos mismo 20 resolvieron los problemas unos segundos más rápido que sus contrapartes sobrias.

¿O de dónde crees que salen esos grandes chistes que a tus amigos les encanta cada vez que están tomando?

3. La cerveza te ayuda a prevenir dos tipos de diabetes

cerveza

Unos investigadores holandeses se dieron a la tarea de analizar a 38.000 hombres, y descubrieron que aquellos que no eran grandes consumidores de cerveza, sino que la tomaban moderadamente en sus últimos cuatro años, eran significativamente menos propensos a ser diagnosticados con dos tipos de diabetes.

Incrementar el consumo de cerveza así de repente y de un tirón en un solo día no disminuirá el riesgo. El secreto aquí, otra vez, es la moderación y la constancia.

Así que si planeas salir de fiesta hoy, tal vez debas considerar tomarte dos o tres cervezas nada más. Al menos, si quieres tener un organismo más saludable.

4. La cerveza es muy buena amiga de tus riñones

cerveza

Unas buenas cervezas podrían ayudarte a decirle adiós a esas molestas piedrecillas en tus riñones. Si corres con suerte, nunca más las tendrás. Unos investigadores en Finlandia han descubierto que cada botella de cerveza que una persona consume, reduce el riesgo de desarollar piedras en los riñones en un 40%.

Los científicos no pueden explicar exactamente el enlace, pero las especulaciones apuntan a que consumir cerveza nos hace propensos a ir más al baño, ergo, más limpios están nuestros riñones.

5. La cerveza puede ser tan reconfortante como un Gatorade

cerveza

“Gatorade, vete, que yo me encargo de esto”. Una buena cerveza podría ser igual de reconfortarte que cualquiera de esas bebidas especializadas, de acuerdo con un estudio español.

Los investigadores le pidieron a un grupo de estudiantes que hicieran ejercicio hasta que su temperatura corporal aumentara, para luego rehidratarse con agua y con cerveza. Resultó que los estudiantes que se ejercitaron y que luego bebieron cerveza, estuvieron ligeramente más hidratados que los que bebieron agua.

Ahora ya sabemos porque siempre después de un partido, unas cervezas frías es la solución al agote.

6. La cerveza te hace más seguro y confidente

cerveza

Intenta tomarte unas cervezas y luego mirarte al espejo. Verás que un hombre muy simpático se asoma. Un grupo de científicos británicos han encontrado que a más cervezas consumas, más atractivo te ves (al menos, tú).

En un segundo estudio, los investigadores pidieron a los participantes que consumieran cerveza para luego dar un discurso (algunas de esas cervezas no contenían ni gota de alcohol). Cuando se les pidió que evaluaran cuán simpáticos, inteligentes y divertidos fueron durante su discurso, las personas que creyeron estar influenciadas bajo los efectos de la cerveza, tuvieron mejores y más positivas respuestas, que los que sí sabían que la bebida no contenía alcohol.

Es por eso que la cerveza es nuestro mejor aliado en las citas románticas. Bueno, el dinero, una buena apariencia e inteligencia también, pero vamos, por algo se empieza.

7. La cerveza hace que veas mejor

cerveza

Es por eso que los optómetras no trabajan los días festivo. Una investigación canadiense arrojó que el consumo de una cerveza al día, por lo menos, incrementa la actividad de los antioxidantes que ayudan a detener la formación de cataratas en tus ojos.

Sin embargo, los científicos encontraron también que si las personas consumen más de una cerveza, el efecto sería todo lo contrario.

De todos modos, en un sentido estricto, la cerveza siempre nos hace ver mejor. Si no me crees, pregúntale a esa chica que tienes a tu lado esta mañana.

8. La cerveza ayuda a disminuir tu presión sanguínea

cerveza

High blood pressure can be responsible for a range of health problems, but beer can lower your risk for hypertension, research suggests.

Tener la presión sanguínea alta puede ser la responsable de varias problemas de salud. Tranquilos. Un estudio sugiere que la cerveza podría ayudarte a reducir al menos uno de ellos:  el riesgo de hipertensión.

En un estudio, los investigadores de Harvard descubrieron que los consumidores moderados de cerveza son menos propensos a desarrollar una alza en la presión sanguínea, que aquellos que consumen mucha cerveza, o que les encantan los cócteles.

De nuevo, la moderación sigue siendo la clave.