Nadie está a salvo del terrorismo. Parece una amenaza imposible de evadir. La masacre en Inglaterra que dejó 13 muertos y el atropello de personas en Barcelona, lamentablemente nos comprueban esto.

Parece que no solo en Europa se tiene registros de apariciones de bandas terroristas: numerosas fuentes sitúan células yihadistas en Latinoamérica.

De forma más concreta en Venezuela.

Y es que autoridades de varios países a lo largo del continente han detectado movimiento de la Yihad.

Uno de los que se ha pronunciado al respecto ha sido Gyoris Guzmán; director de la Oficina Nacional contra la Delincuencia Organizada y el Financiamiento al Terrorismo, quien sostiene que los miembros de la banda terrorista arriban a Brasil y cruzan la frontera hacia Venezuela y luego prosigue su camino hacia Estados Unidos por Centroamérica.

Guzmán, luego de haber reunido una montaña de pruebas, llevó el material a las manos de Carmen Meléndez, que en ese entonces era la ministro del Interior de Venezuela.

Sin embargo, Meléndez ignoró los documentos y enfiló contra Guzmán. Lo último que se supo acerca de él fue que había renunciado al puesto y pedido asilo en España.

Y desde allí enfiló contra el alto mando político venezolano”Todos los obstáculos puestos por la ministra están muy vinculados al régimen.  Específicamente Tareck El Aissami, quien ha intervenido sobre decisiones de grupo yihadistas en territorio venezolano”.

Además enfatizó las erradas políticas que tenía el Gobierno venezolano en el sentido de eliminar acuerdos internacionales con el fin de cederle terreno a actividades ilegales en el país.

“En Venezuela hay una total falta de compromiso para una lucha franca, sincera y clara y acertada contra la criminalidad. El régimen chavista ni siquiera cumple con los compromisos internacionales sugeridos por la ONU; Es la ausencia por completo del Estado“.

Los documentos de Guzmán

Dentro de las variadas pruebas que le llevó Guzmán a la ministro Meléndez se puede destacar lo siguiente.

Entre 2013 y 2014, al menos 40 personas vinculadas a Hezbolá han llegado a Brasil y después han cruzado la frontera con Venezuela en Santa Elena de Uairén.

Indica Guzmán en sus folios que incluso han registrado los aeropuertos en donde llegaron los hombres de la Yihad.

“Al parecer  habían llegado a Brasil a los aeropuertos internacionales de Sao Paulo y Río de Janeiro. Después de cortas estancias en el país se desplazaron, posiblemente en vuelos locales, hasta Manaos, en el corazón del Amazonas. Luego siguieron su camino por carretera. Una vez en Venezuela pretendían atravesar el país y entrar a Colombia por Cúcuta.

Basándose en el testimonio de diversas fuentes, Guzmán considera que esa ruta Río de Janeiro-Manaos-Venezuela-Cúcuta era utilizada por frecuencia por personas también estaban tangencialmente relacionadas con grupos terroristas del Oriente Medio.

Bumerán-Chávez

Uno de los libros que retumbó en el oído del tirano Nicolás Maduro al principio de su toma del poder fue Búmeran Chávez, escrito por Emili J. Blasco.

En una de sus declaraciones más explosivas, uno de los exministros de Chávez, Rafael Isea, explica que Nicolás Maduro sostuvo una reunión con el líder de Hezbolá. “Fue durante un encuentro en Damasco en 2007. Maduro fue por orden de Chávez. Durante la reunión se tocaron temas de narcotráfico, blanqueo de dinero, suministro de armas y entregas ilícitas de pasaporte“.

En otro de sus capítulos echa el cuento sobre acuerdos que sostuvo Maduro con Ghazi Nassereddine, un libanés venezolano que ocupaba el puesto de ministro consejero en la Embajada de Venezuela en Siria.

“En 2008, el departamento de Estado de Estados Unidos incluyo a Nassereddine en su lista negra del terrorismo y en febrero el FBI lo situó en su lista de personas buscadas”.

Pasaportes en Malasia

Siguiendo con la línea de investigación de Guzmán, nos topamos con otra de las actividades ilícitas del chavismo.

Específicamente en Malasia.

En 2013, tres funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) viajaron hasta Malasia para comprobar el rumor de que en un establecimiento comercial estaban vendiendo pasaportes venezolanos.

Y aunque encontraron los encargados de venderlos; no pudieron conseguir la lista de personas que se habían beneficiado con los documentos. Sin embargo, de acuerdo a dibujos hechos por testigos y fuentes no confirmadas,  todo apunta a que fueron personas vinculadas al mundo del terrorismo.