Si te gusta el cine, esto está impelable

Andreina Gutiérrez Romero / @2dollarnina

La compañía Directv junto con Sundance Channel anunciaron a finales de 2013 el “Directv Cinema + Becas”, un concurso de cortometrajes en el que participarían estudiantes activos de carreras de cine y afines, a nivel de Latinoamérica. Entre los participantes se encuentran estudiantes de institutos y universidades públicas y privadas de Argentina, Chile, Colombia, Ecuador, Perú, Uruguay y Venezuela.

 

 

Las bases del concurso fueron sencillas. Los participantes debían ser mayores de 18 años y estar cursando una carrera relacionada con el cine. Además de ser autores del corto participante, que no debía sobrepasar los diez minutos de duración y tener una antigüedad máxima de dos años desde su creación. Sus inscripciones estuvieron abiertas desde el 12 de diciembre del 2013 hasta el 28 de febrero de 2014.

Luego de la selección por país, el 16 de mayo de 2014 se dieron a conocer los ganadores y cada uno recibió un premio de 5 mil dólares para financiar sus estudios o culminar sus proyectos. El premio mayor, una beca en la University of Southern California (School of Cinematic Arts), es por el cual actualmente compiten a nivel continental los siete finalistas.

Por Venezuela resultó ganador Ivan Sheligo, estudiante de Comunicación Social de la Universidad Santa María, quien compite con su ópera prima “La Otra Ruta”, proyecto audiovisual que surgió como una actividad académica para una de las materias de la carrera. En Planeta U tuvimos la oportunidad de conversar con él sobre su corto, el concurso, las cátedras en la universidad y el cine en Venezuela.

 

 

Ivan Sheligo, director de “La Otra Ruta”

 

PlanetaU: ¿Cómo te enteraste del concurso y cómo entraste a participar en él?

Ivan Sheligo: Me enteré dos semanas antes del cierre del concurso, y quería meter mi corto en varios festivales para empezar a rotar mi material, a pesar de ser mi ópera prima. A final solo lo metí en el de Directv Cinema Plus Becas. También tenía otro corto para participar pero decidí probar suerte con “La otra ruta” porque es el más comercial de los dos, y fue el primero que hice.

PlaU: ¿Cómo surgió la idea para rodar “La Otra Ruta”?

IS: Yo desde chamo me como las uñas. Yo trabajo con cámaras y es un problema para abrir las tapitas. Un día en plena pauta no podía abrirla y la situación en sí fue muy estresante. Al final terminé abriéndola con los dientes… y bueno de ahí surgió la idea porque utilicé una circunstancia genérica y la relacioné con una situación tan intensa como una pelea de pareja.

PlaU: ¿Cómo conseguiste a las personas que colaboraron con el proyecto?

IS: Este corto surgió como una tarea para una materia de la universidad. No tenía a nadie del equipo final, de hecho, tenía solo a la gente que trabajaba conmigo en la universidad, entre ellos mi productora Orealba Soriano, y todos me decían que si estaba loco, que cómo íbamos a hacer la historia de que un carro choca, por los efectos y todo eso. Y yo les dije que era cuestión de proponérselo y ésa es la idea.

PlaU: Es decir, de ser un proyecto universitario lo llevaste a un trabajo súper profesional, ¿cómo fue el trabajo de tu equipo?

IS: Fíjate, la preproducción se hizo en un mes y medio. Conseguir las locaciones, los actores, los permisos, las camionetas… o sea, mil cosas que hay detrás de la producción. Pero con disposición las cosas se logran. Mi primo, Roberto Carbonell es el animador, él trabaja en AXN. Leyó el guion y comenzamos a trabajar. Es cuestión de empezar uno mismo, si tú empiezas la gente se te va sumando.

PlaU: ¿Tienes algún tipo de preparación académica o te consideras una persona autodidacta en materia de cine?

IS: Sí, autodidacta. Yo trabajé con una productora en donde aprendí a hacer cámara, de ahí entendí que me gustaba todo este rollo. Y siempre estuve ligado a medios artísticos, como la música, pero nunca había conseguido un espacio que terminara de atraparme. Entonces llegó esto del cine y aprendí a manejar cámaras y de esa manera fui aprendiendo.

PlaU: ¿Contaste con algún tipo de apoyo financiero para realizar el cortometraje?

IS: Eso fue una vaca entre los chamos del grupo. En ese entonces estábamos pelando toditos, jajaja. Recaudamos 3 mil bolívares, que se fueron en su mayoría en catering. El resto fue conseguir gente que trabajara for free. Por ejemplo, los actores no cobraron, ni la gente que puso las camionetas.

PlaU: ¿Crees que el apoyo que se le brinda a cineastas independientes en Venezuela es un hecho o una utopía? ¿De qué depende?

IS: Realmente yo ni siquiera he tocado las puertas del cine nacional como para decirte si hay o no hay apoyo. Yo creo en el trabajo independiente. Si buscas el financiamiento en otro lado que no sea en el Estado, creo que sí hay apoyo. De hecho, para otro cortometraje que estamos rodando en este momento se contactó una compañía que no tiene nada que ver con cine, y nos ayudaron con parte de lo que les pedimos. Entonces creo que sí hay intención de ayudar pero pienso que los cineastas deberían buscar fuera de los organismos regulares.

PlaU: Tu corto es impecable, ¿Consideras necesaria una gran inversión para lograr un trabajo bien hecho o crees en la técnica del “cine guerrilla”?

IS: Yo siento que existen las herramientas para contar buenas historias en poco tiempo y con poco dinero. Y el sueño de todos nosotros es contar con una producción enorme, con luces, con gente que sepa del campo técnico, etc. En el cortometraje “La otra ruta” yo hice cámara, posproducción, el sonido, la musicalización… entonces llega el momento en el que solo quieres dedicarte al área que te gusta, que en mi caso es la dirección. Y claro que me gustaría contar con un presupuesto y todo lo demás pero creo que si me enfoco en eso pierdo demasiado tiempo haciendo cositas, cuando puedo estar haciendo cosas por mi cuenta. Ahorita existe la posibilidad a nivel técnico de desarrollar cortometrajes, o proyectos que sean cine guerrilla, y que tengan buena calidad. Un ejemplo es la película que se estrenó hace poco “Pipí mil pupu dos lucas”, de los hermanos Bencomo, que tiene un despliegue técnico de cine guerrilla impresionante.

PlaU: ¿Cómo ves tu trabajo en el futuro? ¿Fue un proyecto al azar o quieres dedicarte a hacer cine?

IS: Por los momentos, el cine es mi pasión, no puedo decir que es mi trabajo porque de dos cortometrajes que he hecho no he ganado absolutamente ni un centavo. No sé si voy a vivir del cine. Lo que sí sé es que todos mis esfuerzos van a estar en seguir haciendo cine. Mientras tanto, tengo mis equipos y trabajo como productor independiente.

PlaU: De ganar el concurso de Directv Cinema Plus tu corto iría a California, ¿Qué te esperaría allá?

IS: Yo creo que si gano adelantaría unos cinco años en espacio y tiempo porque el premio mayor es una beca por un año de estudios en la USC (University of Southern California). En esa escuela estudiaron cineastas, como George Lucas y otros reconocidos del mundo del cine. Sería una oportunidad increíble para ir y tratar de quedar como figura del cine allá. Creo que llegar a trabajar con proyectos sumamente grandes es el sueño de todo el mundo en esta área.

 

 

PlaU: Eres estudiante de la Universidad Santa María, ¿es común conseguirte allí con personas que quieren hacer cine?

IS: Yo me he dado cuenta de que he jalado mucha gente en mi paso por la carrera. Gente que le ha gustado trabajar conmigo y que le ha gustado todo lo que es el trabajo del cine. Entonces yo creo que es una cuestión de incentivar a las personas y enseñarles que sí se puede hacer, eso yo creo que es lo más importante.

PlaU: Pero entonces la USM sí ofrece una cátedra en la que les enseñen a hacer cine…

IS: Sí, las hay. Pero son optativas, no son materias del pensum como tal. Tampoco tenemos los equipos para hacerlo. Yo he visto trabajos muy buenos, de repente con fallas en actuación o manejo de equipos, pero he visto mucho potencial allí.

PlaU: ¿Qué mensaje puedes enviarle a todas aquellas personas que tienen ganas de hacer cine pero se sienten limitadas por la situación actual con los recursos del país?

IS: Yo creo que la mejor escuela de cine es hacer cine. Las limitaciones en este momento son una excusas. Sí, existen pero cuando tienes ganas de hacer las cosas, esas limitaciones se convierten en muros pequeñitos que se pueden saltar. Entonces creo que lo importante es tener voluntad y ganas, y sobretodo no cerrarte tú mismo puertas que los demás no te han cerrado.

PlaU: Finalmente, te deseamos mucho éxito en la competencia, de verdad esperamos que ganes, Ivan. Si quieres nos facilitas tus redes sociales y las del corto para hacerle seguimiento a tu trabajo.

IS: Las redes del corto no las he hecho, ¡soy el colmo de los colmos! Es que nunca pensamos que esto pudiera ser así. Pero la gente que se quiera comunicar conmigo me puede agregar en Facebook. Yo soy súper receptivo a todo el mundo que quiera aprender de cine o que ya sepa cine y quiera desarrollar proyectos. Me pueden buscar como Ivan Sheligo. También tengo cuenta en twitter, que es @ISheligo, pero casi no la uso.

Para finalizar el conversatorio, Ivan comentó que existe un problema con los cineastas venezolanos porque prefieren presentar su trabajo fuera del país, buscando el reconocimiento internacional, antes de que llegue a presentarse en Venezuela. Se quiere llegar a gran escala pero no piensan en el público venezolano, entonces eso influye en el poco apoyo que se le brinda al talento nacional.

(aquí puede ir el cortometraje, link abajo)

¡Te invitamos a apoyar al equipo de “La Otra Ruta”!  Ópera prima del director venezolano Ivan Sheligo, que cuenta con la participación de los actores Alexander Leterni y Cristal Avilera.  Este corto representará a Venezuela en el concurso de Directv Cinema Plus y Sundance Channel.

Para ver los cortometrajes finalistas y votar por tu favorito puedes ingresar AQUÍ.