Los estudiantes mantienen el espíritu de lucha en las calles de toda Venezuela para lograr las garantías de  un país libre

Por Deiv Aular Méndez  / @HDeiv_

El movimiento estudiantil de la Universidad Santa María ha venido creciendo a tal magnitud, que actualmente -según las cifras-  es el Centro Estudiantil venezolano con más seguidores en la red social Twitter, después del de la UCV, siendo esto un paso importante para la imagen apática que mantenía a dicha institución privada, alejada de los problemas que acarrea Venezuela.

Carlos Guzmán, estudiante de Arquitectura y Consejero de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales (FACES), con respecto al orden que ha mantenido la unión Usemistas en las protestas del país, relata que la organización y decisión que ha poseído este centro de estudiantes, es gracias a los enlaces de hermandad con otros centros estudiantiles de otras  universidades, quienes desde el 12 de febrero de 2014 salieron a protestar con la meta de dar un parado a la inseguridad, que viene siendo el primer problema que agobia al venezolano, convirtiéndose desde ese momento, en una lucha constante por un mejor futuro para el país.

Las convocatorias de calle han ido bajando su fervor juvenil, ya sea por cansancio o desesperanzas, sin embargo, el foco se ha mantenido un poco ágil con protestas más creativas e informativas como, Asambleas Ciudadanas, Pancartazos, o el Campamento de los Estudiantes en varias sedes diplomáticas nacionales e internacionales presentes en el país.

Para el Consejero Estudiantil, el Movimiento Usemista está diversificando las protestas de calle, informando a los compañeros de la lucha no violenta, dando como resultados acciones de manifestaciones pacíficas, con mensajes claros y contundentes contra los atropellos que han venido suscitando a los estudiantes venezolanos y sociedad civil por parte del régimen actual.

Los profesores de la facultad de Derecho de la USM han prestado sus servicios de abogacía para la defensa de los Derechos Humanos de los jóvenes detenidos. ¿La universidad se ha hecho cargo de dichos actos de solidaridad?

Carlos Guzmán, enfatiza que no sólo cuentan con el apoyo legal, sino moral por parte de los abogados penalistas y también profesores del Alma Máter, como Elenis Rodríguez, Joel García y Carlos Aponte, de la fundación Fundeci quienes defienden en el Palacio de Justicia a los estudiantes de la USM y aquellos que han sido llevados a juicio por acciones arbitrarias por parte del Gobierno Nacional, como el alto nivel de represión a la que está siendo sometida cada una de las protestas, y que ya no solo se limitan al uso de gases lacrimógenos, sino también al gas pimienta, armas no permitidas, golpear mujeres o atacar a estudiantes en los campamentos de la libertad.

Actualmente la Universidad Santa María tiene a tres de sus estudiantes privados de libertad, quienes se encuentran en distintos centros penitenciarios de la ciudad capital, entre ellos, Airam De Araujo, estudiante de  Ingenieria Civil, detenida el 26 de abril de 2014, se encuentra en el INOF mientras protestaba en el Municipio Baruta. Luis Pico, estudiante de Comunicación Social lo mantienen recluido en la cárcel de Yare II mientras se encontraba en Santa Fe ejerciendo su derecho a la protesta, y Rosmit Mantilla también estudiante de Comunicación Social, se encuentra en el Sebin de El Helicoide.

Debido al momento histórico que vive el país, el Movimiento Estudiantil, uno de los más férreos en la historia de la nación, hace énfasis a una lucha que no tiene asomos de clausura hasta lograr el cometido inicial. Un mejor futuro para Venezuela.

El estudiante de Arquitectura, enfatiza que, el mensaje que profesan sigue teniendo más vigencia y fuerza que nunca, porque no sólo se ve reflejado en las calles, sino en las conciencias de cada venezolano, y apunta, que la careta de “democracia” que tenía el gobierno actual ya se ha puesto en evidencia como una dictadura, y el Movimiento Estudiantil seguirá enalteciendo a esos jóvenes de aquel glorioso 12 de febrero de 1814, fecha en que se dio la Batalla de la Victoria, siendo hoy motivo para celebrar el Día de la Juventud.