“En la escuela de la experiencia, las lecciones cuestan caras, pero solamente en ellas se corrigen los insensatos”, Benjamín Franklin

Por María Gabriela Rodríguez Ivanac

La Universidad Monteávila inició la recta final del año académico 2013-2014, el cual estuvo repleto de eventualidades que marcaron a cada estudiante de forma particular. Esa casa de estudio es conocida por su educación tanto teórica como práctica, brindándole al estudiantado la posibilidad de interactuar con los distintos campos de trabajo a los que se pueden enfrentar. Durante las protestas que iniciaron en la ciudad de Caracas, el 12 de febrero, los estudiantes de Comunicación Social, se mantuvieron en movimiento, realizando actividades de campo y similares. En este último mes de clases, los estudiantes de esta facultad son responsables de presentar diversos proyectos prácticos como evaluación final.

El mes de junio, es conocido como el mes en el que los estudiantes, como se dice coloquialmente,  “pasan roncha”. Documentales, cortometrajes y obras de teatro, son algunas de las actividades prácticas asignadas como pruebas finales para los futuros comunicadores sociales de esta universidad. El estrés comienza a reinar en su vida cuando la fecha de entrega de los tan trabajosos proyectos se aproxima. La búsqueda de entrevistas, la preparación de sets de grabación, la iluminación, el vestuario, la escenografía, la edición y demás partes que requiere la realización de un trabajo audiovisual, son algunos de los dolores de cabeza que han sufrido los estudiantes de esta carrera. Entre fallos técnicos, cámaras sin pila, memorias llenas, peleas grupales y un sin fin de obstáculos que se les presentan, cada año se exhiben proyectos dignos de aplauso y felicitación, que le dejan a los realizadores no solo experiencia sino muy buenos momentos para recordar. No son solo palabras o por lo menos así lo afirma la estudiante de 2do año de comunicación, Victoria Otero: “Mi grupo estuvo entrevistando a Américo Martín en su casa. Fue una experiencia única pero pasamos bastante trabajo. En un momento de la entrevista todas las cámaras colapsaron y ninguna siguió grabando, perdimos una parte muy importante que no pudimos recuperar”. Pero ellos no fueron los únicos, otro grupo que realizaba un documental, afirmó haber perdido todo su proyecto, por un fallo de la computadora donde realizaban la edición, teniendo que empezar desde cero.

Los estudiantes de primer año, tras haber presentado sus obras de teatro correspondientes a la materia de Historia de la Cultura, resultando como ganadora la obra denominada “Las Ranas”,  se aproximan a la entrega de los cortometrajes, que cada año realiza la promoción novata, y que este año fueron enfocados en obras de Arturo Uslar Pietri, Pedro Emilio Coll, Julio Garmendia y Federico Vegas. Cada año, la UMA realiza el “Festival de Cortometrajes”, donde se premia a los mejores cortos. Echa un vistazo a los ganadores del 2013.

 

Quinta sinfonía (Inconclusa)

Tranquilo, Fernanda

La Artista

Por su parte, los estudiantes de segundo y tercer año, también de la mano de la historia, profundizan en la realidad de Iberoamérica y Venezuela, respectivamente. Realizan documentales referentes a temas de interés social, como guerrillas, asesinatos o eventos interesantes dignos de una investigación periodística. Finalmente, los estudiantes de cuarto año, fueron los realizadores de un spot político, en contra del gobierno venezolano, en los que hicieron referencia a temas como la corrupción, la violencia y la  inseguridad.