Sairam Rivas cuenta su experiencia

Por: Rosmarbis Perez

En libertad condicional y después de 132 días detenida, Sairam Rivas, estudiante de Trabajo Social ofreció una rueda de prensa en la UCV para ratificar su compromiso como dirigente estudiantil y detallar aspectos de su experiencia en el SEBIN.

“Ahora sé lo que es estar ahí adentro, sé lo que es una acusación falsa y una siembra de evidencia para cercenar liderazgos genuinos, ahora es que hay dirigentes estudiantiles para rato. Somos ciudadanos que queremos la libertad y progreso”, expresó Rivas.

Acompañada de estudiantes de diferentes escuelas de la UCV, Rivas declaró que hoy más que nunca los jóvenes venezolanos están comprometidos con la batalla por la libertad plena de todos los estudiantes que se encuentran detenidos y con régimen de presentación.

Considera que estuvo detenida sin cometer ningún delito y con visitas restringidas. “Los primeros 55 días no nos permitieron ver la luz del sol y cuando nos dejaron, fue gracias a la presión en la calle de las personas. Nos amenazaban con enviarnos al INOF, al penal o meternos en un sótano aislado como el de Gerardo Carrero”, dijo.

Comenta que como mujeres no recibieron maltrato físico, sin embargo, ratifica la tortura a sus compañeros. “Es  cierto la tortura que recibió Gerardo Carrero porque yo le vi personalmente la pierna. Los muchachos se ven en condiciones distintas, con idas al baño solo en la mañana y en la noche y durante el resto del día en un balde”, agrega Rivas.

Por otro lado, denuncia que en el SEBIN se encuentran personas con más de 60 años detenidas de forma injusta, por darle la cola a un joven o resguardarlos en sus casas.

“Les decimos a todas los jóvenes en el SEBIN y en las cárceles comunes, privados de libertad injustamente, que esta libertad que hoy nos otorgaron no es ni siquiera condicional, no es ninguna libertad mientras que ustedes estén adentro” dijo.

Manifestó que no descansarán hasta que cada uno de sus compañeros, así como miembros de la sociedad civil salgan en libertad.

“Los jóvenes que encarcelan lo único que han hecho es tener una voz crítica ante tantas injusticias. No me he rendido, ni mis compañeros presos tampoco, salimos mucho más firmes y con mayor convicción para seguir luchando en el marco de la Constitución y de nuestros derechos humanos y políticos.”

Agradeció a todas las personas que participaron haciendo posible su libertad, especialmente a la Organización del Foro Penal, a la Red Legal de la UCV y a sus abogados.