“Los que niegan la libertad a los demás no se la merecen ellos mismos”

 Por: Valeria Restrepo V. (@valerierestrepo)

El pasado 26 de abril, hubo una serie de manifestaciones en los municipios Chacao y Baruta de Caracas. Los protagonistas fueron nuevamente los estudiantes de diferentes casas de estudios a nivel nacional, quienes exigen calle y más calle hasta que se cumplan las exigencias mínimas universales para sentarse a dialogar con el Gobierno de Nicolás Maduro.

Los estudiantes se mantuvieron pacíficamente protestando en Chacao, esto después de la marcha que el Movimiento Estudiantil había convocado para ese día que definieron como “la segunda fase de protestas”. Los manifestantes  decidieron marchar a Baruta hacia la Autopista Prados del Este a la altura de Santa Fe, pero no pudieron llegar; cuando iban por el barrio El Guire fueron reprimidos fuertemente con bombas lacrimógenas y perdigones por efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB).

Los muchachos para no ser detenidos por estos efectivos, empezaron a correr hacia las calles del barrio, donde la mayoría de los que allí viven los resguardaron en sus casas. Dos vecinos, uno de la calle El Dispensario y otro de la calle El Colegio que prefirieron reservar su identidad, aseguraron que el ministro Miguel Rodríguez Torres se equivocó al afirmar que eran solo 30 los jóvenes que marchaban hacia Santa Fe. Uno de ellos aclaró:

“Yo en mi casa nada más metí como a 40. Y conozco de varias casas que tenían más de 20, 30 o 40 chamos. La mayoría en mi casa tendrían como 16 o 17 años, solo dos llegaban a 20”

Este día fueron detenidos varios menores de edad en Baruta que fueron presentados a tribunales y saldrán bajo fianza, pero seguirán en prisión hasta que se encuentren fiadores. El tribunal 6º de Control precalificó delitos de instigación pública y detención de sustancias incendiarias. Los 9 capturados en Santa Fe deben conseguir cada uno un fiador de 100 unidades tributarias; el joven de Chacao dos fiadores de 60 UT.

Los Usemistas Airam De Araujo y Luis Pico se encuentran en el grupo de los 10 mayores (8 hombres y 2 mujeres) detenidos en Santa Fe el pasado 26 de abril. El Juez 41 de control penal Caracas decidió para los varones que el centro de reclusión era Tocorón, y horas después fue cambiado a Yare III, según declaraciones del abogado Elenis Rodríguez quien ha asistido a los 10, aseguró:

“No existe la solicitud de cambio de sitio de reclusión por parte de la defensa. Puedo inferir que el juez encontró que los presos no iban a aceptarlos, como pasó hace tiempo con otros estudiantes”.

Para las mujeres, ordenó como centro de reclusión el Instituto Nacional de Orientación Femenina (INOF). A De Araujo y a Pico les imputan cargos de instigación pública,  agavillamiento y posesión de artefactos explosivos, pero estos no corresponden a los relatos de las actas policiales. Los dos usemistas, como no han tenido ningún juicio, según los derechos constitucionales deberían ser juzgados en libertad. Excepcionalmente se podrían poner medidas cautelares y más excepcionalmente la medida de privativa de libertad, solo si se trata de alguien de alta peligrosidad.

Ante el vil atropello a la comunidad Usemista, el día  30 de abril empezaron las acciones en la Universidad Santa María sede La Florencia Caracas, donde los dirigentes estudiantiles convocaron a una asamblea que contó con la asistencia de estudiantes de todas las escuelas y facultades, donde hubo micrófono abierto, para que entre todos se decidieran las acciones de los próximos días. Aseguraron que:

“Lucharan hasta ver a Airam y a Luis en libertad plena, y a todos los estudiantes presos por el régimen represor de Nicolás Maduro”

En la escuela de Comunicación Social, a la cual asiste Pico, se vivió un pupitrazo, obstaculizando  todas las entradas, escaleras, y ascensores para que “los indiferentes” como algunos llaman a otros estudiantes no asistieran a las aulas de clases.

Aislado. Caso Luis Pico: Tiene una herida en su mano izquierda desde el sábado 26 de abril. Fue llevado ese día a El Hospitalito en Fuerte Tiuna, donde fue operado. Violando sus derechos fundamentales, fue presentado en tribunales sin haber culminado su tratamiento médico de antibióticos y analgésicos vía intravenosa. Necesita una segunda operación. Aunque El Ministerio Público y la Guardia Nacional aseguran que fue causada por un perro de raza “pitbull”, Pico dijo fuerte y claro al Juez: “Sr. Juez a mi no me mordió un perro. La GN miente, mis heridas fueron causadas por ellos, no por un “pitbull”. Nuestro Usemista se encuentra en Guardia Nacional El Recreo, esperando autorización para ser trasladado. Ahora corren 45 días hábiles, que los abogados de la defensa usarán para apelar la decisión, y el Ministerio Público deberá presentar pruebas para ir a un juicio, archivar la causa o bien, desestimarla.