De cómo el sexo en la ciudad va palo abajo como nuestra moneda

Por Alicia Hernández / @por_puesto

 

De los primeros post que escribía en Caracas por puesto fue uno tratando de explicar a los españoles cómo se las arreglan los caraqueños para llevar a cabo la ardua tarea de culminar “la máxima expresión del amor” en horizontal y contarles lo que son los ‘hoteles de alta rotación’ –no arrugues la cara, sabes perfectamente lo que es, te los conoces todos desde Chacao, al que está enfrente de la Santa María, pasando por toda la ruta de la Panamericana-. Porque en España no hay de esos y las dinámicas son distintas. Pero esto es otra historia.

¿Y por qué ‘versión devaluada’? El post original lo escribí en febrero de 2011 y el salario mínimo era de 1.400 Bs. Ahora es de 3.300 Bs –mientras escribo esto, Maduro anuncia un aumento, hasta 4.215 Bs, pero las tarifas que ahora estudiaremos no se ajustan aún al nuevo monto-. Hay un incremento de 1900 Bs, peeeeero –porque todo en Venezuela tiene su ‘pero’-, cuando llegué, el pasaje en porpuesto costaba 1,50 y ahora va por 6 (7,5 cuando se publique esta columna). Sobran más explicaciones.

La devaluación y la inflación afecta a tu bolsillo, al mío y al de todo hijo de vecino. Y afecta a las parejas y al amor. Veamos. Si Menganito y Fulanita (o Menganito y Fulanito o Menganita y Fulanita, que para el caso es igual) quieren una noche de pasión, en fin de semana, enfrentarán los siguientes costos:

Algo rapidito ———————————————————- entre 450 y 700 Bs
Algo sencillo hasta el día siguiente (Panamericana) —— entre 1000 y 1500 Bs
Algo sencillo hasta el día siguiente (Caracas) ————– alrededor de 1700 Bs
En el nuevo hotel (venga, tú sabes cuál es) ——————- 2.000 Bs
En el nuevo hotel, con jacuzzi ———————————- 2.200 Bs

Desde 450 y hasta 2.200 Bs aproximadamente es el gasto que harás si tienes carro, cenaste en casa y solo piensas tomar el agua de cortesía que te dan al entrar, a veces en botellita, a veces en una jarra con hielo –deja de sorprenderte, nadie te está viendo, y sabes que hasta reconoces el olor de los jabones de esos lugares con solo percibirlo de lejos-. Pero luego vienen los ‘plus’:

Si no tienes carro ——————————– + 400 Bs por i/v al ‘lugar’ en taxi
Si cenas dos perros en el boulevard* —– + 120 Bs (para los dos y con ‘frescos’)
Si cenas algo más sofisticado, tipo sushi——– + 800 Bs
Si tienes sed en mitad de la faena ——– + 100 Bs (fresco para 2, nada de vino)

Excluiré otros ítems accesorios como entradas de cine, chocolates o flores –porque es un encuentro de reconciliación, Día de la Secretaria/día-oficial-de-la-infidelidad, o San Valentín-, y otros de obligada necesidad como profilácticos, píldora y similares.

Así que, una canita al aire con el jevo o la jeva te puede salir entre 450 Bs si vas en plan sencillito, tienes carro o vas de día y entras a pie (mentira, sabes que no entrarás ahí nunca a cara descubierta), y 3.400 Bs si te lanzas con jacuzzi, taxi y una cena bien apañada.

En un mundo ideal, donde te tocó el Kino o naciste en cuna de oro, podrás ir todos los fines de semana. Te gastarás al mes, solo en la habitación, entre 1800 y 8.800 Bs. Y será solo en cuatro viajes. Así que más te conviene aprovechar y no ponerte a ver el DirectTv.

Recordatorio 1: existe la mala maña (y bien machista) de que es el hombre el que paga, cuando son dos los que comen de la sartén. Así que un gasto que podría ser de 900 a 4.400 por persona, en algunas parejas recae sobre uno solo.

Recordatorio 2: el salario mínimo está en 3.300 Bs. Un pasante de periodismo, por ejemplo, no llega ni a oler esa cifra al mes. Un periodista raramente puede doblar esa cifra sin recurrir a los tigres.

Como se diría en mi tierra, ‘echar un buen polvo’ está sobrevaluado.

*Durante la redacción de esta columna la autora escuchó la Banos aser el amol, con letra y música de Joaquín Ortega y en versión de Los Melancólicos Anónimos.