Si te dijera que en YouTube hay más pornografía de la que te imaginas, muy seguramente dirás: “Pues sí, es una plataforma muy grande y seguro algo se les escapa. No tardarán en borrarlo.”

¿Pero qué pasa cuando algo es pornografía para muchos, pero YouTube ni siquiera lo considera como tal?

Hablo del mundo de la pornografía permitida, repleta de fetiches no censurables, prácticas sexuales que al no requerir desnudos frontales no pasan por el censor de YouTube, pero que pese a todo pueden tener a más de uno hurgándose los genitales justo en este momento.

Estas prácticas las hay por cientos, y puede que tú y yo no las veamos con gusto, pero vale la pena echarles un vistazo y comprobar cuán subjetivo puede ser eso que llamamos “pornografía”:

1. Los ‘looners’ o fetichistas de los globos:

2. El fetiche de las uñas largas

3. Nasofilia o fetiche de la nariz

Fetiches raros en YouTube

4. El gusto por el cuello y la garganta

5. El fetiche por los ombligos

6. El fetiche de ver gente comiendo hasta reventar

Fetiches porno raros en YouTube

7. El gusto por ver gente ensuciando pañales

8. El fetiche de ver hombres usando ropa interior femenina

9. Y el gusto por los jalones de ropa interior