Culito, fuck buddy, ‘peor es nada’… no importa cómo lo llames. Tener amigos con beneficios es siempre una gran ventaja.

Nada de problemas sentimentales, cero conflictos económicos y te ahorras ir a más de una visita familiar incómoda. No por nada son tantos quienes en esta era individualista se están sumando a este tipo de relación.

No obstante esto sigue siendo una relación, y toda relación es un poco un juego de estrategia. Si quieres mantener la paz que estas parejas garantizan, puede que estos consejos te sean útiles.

No se lo pidas a alguien que conoces desde hace mucho

Con las personas que conoces desde hace bastante tiempo es más fácil empeparte crear un lazo afectivo si empiezan a tener una relación sexual. Una de dos: o te acabas enamorando o acabas jodiendo una amistad.

Amigos con derechoNo tengan días fijos para verse

“Cada miércoles, cada lunes, cada viernes… cada 1 de mes”. Los horarios y las agendas son compromisos, y se supone que quiere un amigo con derechos justamente para evitar ese tipo de situaciones.

Aliéntalo a que salga con alguien más

Romperá la monotonía que se pueda generar entre ustedes, y si al fin y al cabo no quieres algo a largo plazo, al menos la otra persona podrá tener perspectivas a futuro si lo desea.

Amigos con beneficios

Nunca pasen la noche juntos

Pasar la noche juntos siempre hace que las cosas se salgan del plano sexual. Los abrazos, las charlas importantes y ese tipo de conductas crean lazos que enredan un poco las cosas.

No hagan planes a futuro de ningún tipo

A menos que sea bajar a un bar o a una farmacia después de follar, nunca hagan planes. Sobretodo ninguno del tipo: “lo que haremos en navidad”; “podríamos viajar el próximo mes”. Da pie a salirse del contexto que tienen. Luego será: “¿por qué no vienes a conocer a mis padres?”.

Reglas de los amigos con beneficios

No tengan saludos “de pareja”

Decirse apodos o llamarse para darse los buenos días y las buenas noches no es algo que hace un amigo. Lo hace una pareja formal.

Nada de recordar “fechas importantes”

El 14 de febrero, el día en que empezaron, la primera vez que cogieron y ese tipo de cosas no hace falta recordarlas.

Que no sea alguien de tu círculo de amigos recurrente

Si acaban su relación, es probable que verse a menudo les resulte incómodo, y podrían joderle el buen humor a quienes estén cerca.

Trata de que no sea un compañero de trabajo

Básicamente, por la misma razón que el punto anterior. Entre menos contacto tengan fuera de una cama (o piso o mesa lo suficientemente alta), mejor.

Amigo con derecho en el trabajo

Jamás con un ex

Puede que tu ex y tú sean las personas más maduras y “whatever” sobre la faz de la tierra, pero intentar ser amigos con derecho luego de una relación, acaba, inevitablemente, en prolongar una relación que, al fin y al cabo, por algo terminó.