Mientras la peluca color maní embutida en un traje oscuro empieza su primer discurso como el más impopular presidente de Los Estados Unidos -Divididos-; miles de individuos que pertenecen a una organización fundada bajo el nombre de DCMJ probablemente enciendan un pitillo de cannabis para promover la legalización de consumo en el distrito federal de Washington.

Los activistas realizarán la protesta pacífica a las afueras del Capitolio entregando la cantidad envidiable de 4.200 porros a los simpatizantes de la polémica planta con el objetivo de generar reacción en Trump que hasta el momento se ha mantenido en total silencio respecto a su opinión sobre la legalización de la marihuana.

En declaraciones emitidas por los medios estadounidenses los organizadores del peculiar evento han explicado las razones de la manifestación “Nos vemos obligados a hacer este tipo de trucos publicitarios porque el gobierno de Trump no ha mencionado la marihuana desde que fue elegido”, dijo el cofundador de DCMJ, Adam Eidinger. “Lo principal es demostrar que la reforma del cannabis no es un asunto partidista”, dijo a The Independent el cofundador del colectivo, Nikolas Schiller.

Si el presidente Trump no menciona nada acerca de la legalización de la marihuana, vamos a prender los 4.200 porros de forma inmediata para mandar un contundente mensaje, se refirió DCMJ en un comunicado que otorgó a la prensa americana y que salió reflejado por los canales de televisión.