Rock Alternativo.


Habíamos hablado del grunge y del británico, pero nunca nos detuvimos a explicar el origen del rock alternativo en Sudamérica.

Lo cierto es que a inicios de 1980, Latinoamérica experimentó la irrupción de varias bandas prometedoras que fueron surgiendo progresivamente.

Y una de los primeras agrupaciones en conformarse fue una que todos aún mantenemos en el recuerdo.

Soda Estéreo

Los orígenes de la banda se remontan hasta 1982 y 1984. Gustavo Cerati en el micrófono, Charly Alberti, en la batería y Hector “Zeta” Bosio.

En entrevistas, los integrantes de la banda comentaron que tomaron la decisión de unirse después de ver uno de los conciertos de The Police. Querían sonar como ellos y verse como ellos.

La mítica agrupación argentina se dio a conocer en toda en el país sureño con el álbum Dinamo que se lanzó en 1992; apuntan los entendidos en la materia que con la producción discográfica Sueño Estereo partieron la historia de la música en dos.

Soda Estéreo se retiró de los escenarios en 1997. Cerati alegó una excusa muy común hoy en día: diferencias irreconciliables.

Tuvieron que pasar cerca de 8 años para que volviesen a tocar juntos; realizaron una gran gira por Latinoamérica para tocar sus grandes éxitos: De música ligera; Nada Personal; Persiana Americana, La Ciudad de la Furia.

 

Zapato 3

La creación de la banda se remonta hasta 1980.

Los panas de Zapato 3: Álvaro Segura (guitarra y coros), Carlos Segura (vocalista), Fernando Batoni (bajo) y Jaime Verdaguer (teclados) se convirtieron en los pioneros del rock alternativo en Venezuela; estuvieron influenciados por The Clash y The Cure.

Sus letras; al igual que sus predecesores se movían entre las denuncias y el existencialismo.

Pasarían 9 años -en donde la banda se dio a conocer tocando en bares y reuniones privadas- para que su primera producción discográfica viese luz: se llamó Amor, Furia y Languidez.

La banda se erigió como una de las importantes en la movida underground que estaba experimentado la ciudad de Caracas, gracias al segundo álbum de estudio: Bésame y Suicídate; lanzado en 1991.

De esa producción se puede extraer Pantaletas Negras que se volvió el himno de la banda.

Caifanes

Caifanes se fundó por el cuarteto Saul Hernández(guitarra voz), Alfonso André(batería), Sabo Romo(bajo) y Diego Guerrera(teclado y saxofón) en 1986.

Aunque al principio se unieron por una propuesta cinematográfica que no llegó a algún lugar, conectaron y se crearon un nombre que daría mucho de qué hablar. Caifanes significa “inconforme”.

Dentro del trabajo de los historiadores de la banda se revela una anécdota: uno de los primeros ejecutivos que los observó llegar a su disquera comentó que “parecen putos”.

El tipo, después en una entrevista consideró que el comentario había sido en base a la vestimenta y el estilo que tenía la banda: eran cinco hombres vestidos de negro, con un estilo gótico que recordaba a the Cure.

En 1994 la banda sufre una transformación; se va uno de los integrantes y pasa a ser un trío que da forma a su cuarto álbum de estudio: el nervio del volcán.

Creando una de las canciones más famosas de la agrupación mexicana: Afuera.

Aterciopelados

Andrea Echeverri y Hector Buitrago fundaron la banda en 1992. Al principio se llamó Delia y los Aminoácidos. Mientras Echeverri y Buitrago estaban en la banda, mantuvieron una relación sentimental durante dos años; luego rompieron y la banda se disolvió.

Después de haber solucionado sus dilemas amorosos, la banda volvió a flote en 1994 junto a dos nuevos tripulantes y le cambiaron el nombre del barco a Aterciopelados.

Aterciopelados era una de las propuestas más originales que se había producido en el eje cafetalero.

Echeverri, Buitrago, Márquez y Giraldo fusionaron el punk con el folclore colombiano, además de una pizca y bossanova.

Tras 4 años tocando y dándose a conocer, comenzó uno de los períodos más exitosos de la banda colombiana. De hecho, durante este tiempo es que se lanza la canción Rompecabezas, una de las más famosas de la banda.


  • 5 músicos latinoamericanos que rechazan la Constituyente