Rose Leslie. 30 años. Escocia.

Rose Eleanor Arbuthnot-Leslie nació en Aberdeen, Escocia. Es la tercera ciudad más grande del país y cuenta con, aproximadamente, 196.670 habitantes. Como tiene vista al mar, se erige como el principal puerto marítimo de la nación.

Rose Leslie, la tierna mujer de exuberantes bucles color carmín, vivió su infancia entre el aroma de la sal que transpiraba desde el ancho malecón y la cantidad de rostros desconocidos que llegaban desde la extensa fila de barcos que se apostaban en el puerto.

Sin embargo, en su pubertad, cambio de aires.

El instituto Mildfield School, ubicado en Glastonbury, Inglaterra fue el lugar escogido por sus padres para que continuara con sus estudios de secundaria.

Posteriormente, y teniendo en cuenta que poseía un desbordante potencial para la actuación, acudió a la London Academy of Music and Dramatic Art, con el objetivo de desplegar todo el talento que la envolvía.

Luego de tres años de aprendizaje, y hacer recibido la distinción de Bachelor of Arts, empezó a labrarse su camino en el mundo de la actuación.

Primeros papeles de Rose Leslie

En el 2009, a la edad de 22 años, se hizo con el personaje de Rhian, dentro de la serie de New Town. Su exquisita dote para la actuación, empezaba a causar asombro en el mundo. De hecho, ese mismo año gritó victoria en la categoría de Actriz Revelación de los premios BAFTA.

No obstante, también se afianzó en otras ramas de la actuación. Su incursión al teatro The Globe, uno de los más importantes del mundo, ubicado a escasos metros del rio Támesis, así lo confirma. Varias veces encarnó a diversos personajes de la rica y pintoresca cultura anglosajona.

A raíz de su actuación como la segunda doncella Dawson, en la histórica serie Downtown Abbey, terminó de consagrarla como una de las actrices más cotizadas de Inglaterra, y debido a su abrumadora popularidad, la gente de HBO tocó a su puerta.

La salvaje más hermosa del aterrador mundo de Westeros

Al lado de actores tan icónicos como Peter Dinklage, Lena Headey, Charles Dance, Liam Cunninghan y Carice van Houten, profundizó sus dotes de actuación a niveles insospechados. La naturalidad con la que se desenvolvía en las escenas, muchas veces, parecía opacar a Kit Harington.

Su existencia en el sangriento plano de Game Of Thrones no fue la más extensa, pero su muerte fue una de las más memorables. Romeo y Julieta, de estar vivos, y hubiesen observado ese capítulo en especial, probablemente, hubieran sentido una tonelada de celos al observar la violenta despedida de Ygritte y Jon.

La aparición en Game of Thrones fue la vitrina que necesitaba, de inmediato, fue contactada por una extensa lista de directores que querían tenerla en sus historias.

Lo cierto es que Rose Leslie se tomó un merecido descanso y volvió este año con una película llamada, Sticky Notes, una historia que roza los límites de la amistad pero también profundiza en la pérdida del ser amado.

Aunque, también tiene, producto de un guión a veces revulsivo, escenas irreverentes como estas. Enjoy.