Es común que escuchemos “Silicon Valley” y lo asociemos directamente con una zona de Estados Unidos ubicada en San Francisco o algo así, y donde hacen vida las mejores y más grandes compañías tecnológicas del mundo, como Google, Facebook y hasta Open English.

Y estás en lo correcto, pero, ¿habías escuchado de Silicon Valley… la serie?

Así es, HBO hace un tiempo para acá transmite una serie titulada “Silicon Valley”, creada por Mike Judge, a mediados del 2014. Es la historia de Richard Hendricks (Thomas Middleditch), quien inventa una aplicación llamada El Flautista de Hamelin (Pied Piper) que accidentalmente tiene un algoritmo revolucionario de compresión de datos. El meollo de la historia es él y su equipo de programadores contra los demás grandes de la tecnología en el valle queriendo apropiarse o romper su código.

Su nombre hace honor al lugar en donde está ambientada. En el opening de la serie podemos ver como van construyéndose empresas tecnológicas que ya todos conocemos: Facebook, Yahoo, Google, Snapchat, etc. No hay mejor representación de la serie que este simple opening: una pequeña idea convertida en una gran empresa, en el lugar donde conviven las mejores.

silicon valley

Richard junto a sus amigos lucharán por hacer crecer su compañía, pensando siempre en hacer del mundo algo mejor con su aporte. Desafortunadamente las cosas nunca son como uno las pinta, o como ellos las pintan. Es muy alta la competencia y la demanda de personas inteligentes es un factor crucial en la serie. Todos quieren tener a los mejores de los mejores.

Es una de las pocas series actuales que realmente son actuales. Nos encontramos en la Era de la Información y la Tecnología, y es allí donde las grandes empresas están apostando y haciéndose espacio en los rankings de las empresas más valoradas del mundo, un espacio bastante privilegiado y acaso reciente.

Vemos como actualmente personalidades como Mark Zuckerberg (Facebook), Sergey Brin y Larry Page (Google) impulsan una campaña en pro de que todos aprendamos a programar o a codificar. Y de verdad es una excelente propuesta, pues han demostrado que el aprender programación hace de nosotros mejores trabajadores, más inteligentes y más emprendedores, y lo que es mejor: más independientes, liberándonos un poco del trabajo tradicional de la Era Industrial. Proyectos como CodeAcademy o Code.org, pretenden, gratuitamente, que muchas personas aprendan a programar y que de algún modo puedan desarrollar sus ideas y hacer de ellas su vida y su empresa.

¿Y qué mejor manera de motivarnos a programar que ver una serie sobre programar? Quizá todos los que no conocen la serie piensen “ha de ser muy aburrida. Nerds sentados todo el día frente a un computador”, pero no es para nada así, de hecho, imagínate a un programador con problemas de autoestima y confianza, un programador adicto a la marihuana, otro diciendo ser satánico, otro hindú (no por eso es gracioso, pero lo es), otro que no sabría describir, y el mismísimo Richard, sentados en la sala de una casa inventando un algoritmo para descubrir cuántas masturbaciones podrían hacer en un día. Divertido, ¿verdad? Además son jóvenes, con problemas como todos nosotros y con personalidades muy distintas que crean una gama de humor incondicional.

silicon valley

Silicon Valley es creada por Mike Judge, el mismo creador de Beavis and Butt-head y King of the Hill, dos programas extremadamente graciosos y que ya se encuentran en nuestro legado cultural. Es por ahí una buena referencia de lo que es la serie.

La serie, además de ser muy graciosa, es por mucho, una serie inspiradora y bastante pedagógica. Allí aprenderemos a lidiar con gente adinerada, a tomar decisiones correctas, a elegir que es lo más conveniente y hasta incluso darle luz a esas ideas que en algún momento nos parecieron disparatadas.

El impacto que está generando Silicon Valley a nivel mundial es increíble. Al punto que el señor Facebook admitió amar la serie y no perdérsela nunca. Si Mark, uno de los hombres más ricos del mundo, la está viendo, creo que nosotros también deberíamos.

Es la época de las grandes ideas y de las rápidas decisiones, decisiones que pueden hacerte millonario en cuestión de meses (caso Snapchat) con las ideas más disparatadas que puedas imaginarte. ¿Quién iba a creer que una aplicación para mandar videos cortos con máscaras terminaría siendo tan rica en tan poco tiempo?

Es una alerta a nuestra generación. Los tiempos están cambiando y como están cambiando debemos hacerlos nosotros también. Los trabajos tradicionales están acabándose poco a poco. Los trajes y corbatas suplantados por una buena pijama, un computador y la comodidad de tu hogar. Las reuniones aburridas alrededor de una mesa fría, por divertidas conversaciones entre empleados en una bicicleta para cuatro personas. Esta Era está volando tan rápido como la misma información, y es momento de aprovecharnos de ello y adaptarnos. Puede que en algunos años no seamos más que simios para los que antes nos consideraban unos eruditos.

silicon valley

Vamos a ver Silicon Valley. Vamos a dejar que su humor nos atrape y nos enseñe como está funcionando el mundo de los negocios ahora. Quizá un día, después de un capítulo, te surja una gran idea y te conviertas en un jodido millonario.

Silicon Valley ya va en su tercera temporada y actualmente es transmitida todos los domingos luego de Game of Thrones por la cadena HBO. Aun estás a tiempo de seguirla. No te la puedes perder.