Por cada hora que pasas viendo descaradas en Instagram o buscando un resuelve en Tinder, tu alma se llena de una cantidad tal de pecados que ni el mejor limpiador de caché te podría quitar. O al menos eso cree la Iglesia Católica.

‘Sindr’, como la han llamado algunos medios, es una aplicación inventada por la Iglesia que funciona como ‘buscador de sacramentos GPS’, garantizándote hallar a brevedad un iglesia y sacerdote cercanos cuando los necesites.

La idea se le ocurrió a un arzobispo sueco llamado Leo Chusley, y está orientada principalmente a captar público entre los millennials.

La lógica de este hombre parece apuntar a que los jóvenes cometerán locuras en Tinder, de esas aventuras que solo se producen con medio litro de cocuy y una pareja sexual desequilibrada, y al día siguiente la culpa los hará querer buscar el confesionario más próximo. Es ahí donde la app entrará en acción.Sindr, aplicación católica

Solo Dios sabe cómo irá a resultar todo este experimento, pero su promoción hasta ahora ha resultado en un éxito rotundo… alrededor de la Basílica de San Pedro: