Soledad y depresión.

No se requiere mostrar mucho para demostrar la infinita sensualidad en una mujer.

Acostada en un sillón, vestida con una franela mínima que roza el ombligo, y unas pantis negras, mientras se encuentra en posición de una exasperante depresión, a lomos de un opulento mueble, es todo lo que ha necesitado Mónica Johnson para volverse viral.

Inspirándose en aquel histórico concepto de dibujar personas atada a la soledad de sus habitaciones, la estilista que se dedica a cortar el cabello de mascotas, comenzó a tomar clases de pintura desde 2016, y ahora, con una serie de fotografías, se ha ganado la admiración de miles de personas.

Las imágenes evocan la depresión, pero también la sexualidad. Horny vs depressed. Acaso, los hilos del ánimo que conducen a las mujeres hacia anhelos de amor, pero también de suicidio.