Sophie Turner. 21 años. Northampton, Inglaterra.

Sophie Turner nació el 21 de febrero de 1996 en Northampton, Inglaterra.

El distrito fue en la antigüedad conocido por una emergente producción de calzado y piel, sin embargo luego de la Revolución Industrial, un sector de la población quiso modernizar la ciudad, y tomaron el camino de la ingeniería para hacer su deseo realidad.

A los 2 años de su nacimiento, la familia de Sophie Turner le dice adiós a Northampton y saluda a Warwick, un pueblo mucho más tranquilo.

Allí estudiaría en el colegio público hasta la edad de once años, luego ingresaría a la secundaria Modern King School, en donde se integró, desde sus inicios, en grupos de interpretación.

Debido a su talento precoz y profundo deseo por actuar tocó en la puerta de uno de los gigantes de la televisión por suscripción, HBO.

Sophie Turner en Juego de Tronos

Luego de hacer participado en el casting, en el 2009, su actuación dejó encantados a los showrunners de Juego de Tronos, y de inmediato, y contando con la edad de 13 años, se hizo con el papel de la inocente, golpeada, respetada, pelirroja Sansa Stark.

En cada temporada fue subiendo su nivel de actuación. En tres primeras temporadas observamos a una Sansa en su época de tierna adolescencia. Caprichosa, débil y profundamente inmadura.

Entre la tercera y cuarta temporada ocurrió una pausa de notable consideración, por ende, pudimos verla fuera de la parrilla de HBO, en la película de The Thirteenth Tale (2013).

En su corto camino al estrellato, obtuvo numerosas y distintas nominaciones por su interpretación en Juego de Tronos. El Sindicato de Actores de Cine la premió como mejor actriz de reparto en una serie dramática (2011, 2012 y 2014).

En la cuarta temporada, y al haber obtenido cicatrices profundas,-muerte de su padre, Ned Stark, maltrato físico de Joffrey y psicológico de Cersei– cierra su corazón para abrirlo a conveniencia y solo cuando en verdad alguien lo merezca.

Bajo la protección de Petyr Baelish, conocido como Meñique, lleva a cabo su transformación.

Sansa se ha convertido en la enigmática Alayne, y dentro del Nido de las Águilas, tiñe su exuberante melena rojiza en un tenue color caoba oscuro que sirve de fachada a su nueva identidad.

En la quinta y sexta temporada, Alayne cae en el olvido, y en su lugar se erige Sansa Stark. Fría, lógica, y capaz de llevar a cabo operaciones militares para hacerse con los extensos y congelados dominios de Invernalia.

Hemos dejado lo mejor de Sophie Turner para el final

Sophie Turner, fuera de cámaras, digamos que también actúa como mucha irreverencia.

En el 2015 y 2017 se filtraron unas fotos comprometedoras y picantes que tú vas a poder observar una y otra vez. Enjoy.