Spaghetti crime.


Cuando algo abre brecha, de inmediato, miles de personas comienzan a atravesarla.

En esencia, nos referimos a uno de los géneros literarios que está cobrando fuerza al otro lado del charco: el spaghetti crime.

Spaghetti crime es un modo de contar cosas muy oscuras que suceden en Italia. De ahí, precisamente viene su nombre.

Dentro de algunas historias, nos vamos a sumergir dentro de los rudos y animales detectives criminales que ansían poner en barrotes a todos los miembros psicópatas de las más antiguas mafias italianas.

Pero también nos sorprenderemos con el poder indómito y sádico de la madre naturaleza.

Es por eso que hemos escogido algunos libros para que se pongan a tono con uno de los más nuevos géneros literarios.

¡Comenzamos!

La sustancia del mal

Editorial Salamandra.

Sinopsis:

En 1985, durante una terrible tormenta, Kurtz Schaltzmann, Markus Baumgartner y su hermana Evi son brutalmente asesinados en el Bletterbach, un enorme cañón cuyos fósiles cuentan la historia del mundo.

Treinta años más tarde, Jeremiah Salinger, un documentalista estadounidense recientemente instalado en una aldea de la zona junto a su mujer Annelise y su hija pequeña, se obsesiona con ese caso nunca resuelto.

Su autor explica que uno de los cimientos en que se ha construido la obra ha sido la naturaleza.

“No podemos encadenar la naturaleza porque no obedece a nadie. Es como lanzar los dados. Una tormenta, un rayo, un incendio y, de repente, han muerto 60 personas”.

Apoyándose en uno de los elementos que hasta ahora había pasado desapercibido, parece que el autor construye uno de los novelas más sólidas de este género.

El Ángel

Editorial Alfaguara.

Sinopsis:

Un tren de alta velocidad procedente de Milán sufre un atentado cuando llega a Roma. Todos los pasajeros están muertos.

Aunque todo apunta a un ataque terrorista del ISIS, la subcomisaria Colomba Caselli prefiere pedir consejo a la única persona capaz de ver lo que nadie más ve: su excolaborador Dante Torre, al que no dirige la palabra desde hace meses.

Su autor, Sandrone Dazieri, confiesa en una entrevista que sigue un método bastante interesante para construir sus personajes.

“Todos mis personajes están inspirados en mí, en realidad. Yo uso para escribir el método Stanislavsky para los actores, me tengo que meter dentro de los personajes. También soy Colomba, me planteo: si fuera una mujer, si me hubiera metido policía y tuviera estas experiencias ¿Qué haría, cómo reaccionaría?”.

Dazieri quizá es uno de los escritores italianos más completos que actualmente pueden encontrarse. Y dota de su enorme capacidad de razonamiento, a cada uno de los personajes. Las palabras se tejen dentro de un tablero de ajedrez.

Así es como se mata

Editorial Alfaguara.

Sinopsis: En una Roma olvidada, aparecen los cadáveres de las víctimas de un asesino en serie. Y aunque el comisario Enrico Mancini atraviesa el peor momento de su vida, es el hombre ideal para liderar esa investigación. Él es el único policía que ha asistido a los cursos sobre perfiles criminales en la central del FBI.

Mirko Zihaly, creador de esta oscura obra maestra considera que el libro tiene una dedicatoria oculta.

“Necesitaba volcar la falta de humanidad de todo lo que he vivido: la falta de humanidad de los médicos, las enfermeras; la falta de humanidad  en todo lo que he vivido. Porque esta novela es mi venganza”.

Zihaly ha creado una de las novelas italianas más oscuras del último siglo. Su lengua filosa y crítica hiere y despierta a una dormida e indolente sociedad italiana.

Una primavera de perros

Editorial Salamandra.

Sinopsis: Al conocerse un accidente de furgoneta en el que mueren el conductor y su acompañante, Schiavone reacciona con su habitual irritación e intenta desentenderse del asunto. Sin embargo, pocos días después, la desaparición de una joven perteneciente a una rica familia de constructores de la zona despierta su instinto de sabueso.

Antonio Manzini, autor del libro, sostiene que el spaghetti crime es una género que aún no se había descubierto por una simple razón. “Creo que nuestra parte oscura, escondida, que desea comportarse de manera incorrecta, no sale más a menudo a la luz solo porque somos cobardes”.

Manzini rescata los valores de la Italia del siglo 60. El personaje principal llamado Rocco es un ejemplo de esto.