El condenado spoiler. ¿Por dónde empezar con la palabrita que histeriza a muchos y se apoderó de todas las conversaciones sobre series desde la llegada de Lost  y Breaking Bad?

Por el principio, obviamente.

Las primeras en jugar con los límites del spoiler son las cadenas de televisión. Esas que te lanzan cosas como “en el próximo episodio” o “en el capítulo anterior” para que te enganches -aún más- con la serie. Para rematar, suben a las páginas oficiales cosas como vistazos o “sneak peeks” a lo que viene; pero uno es el malo si maneja un poquito más de información que el resto de sus amigos.  ¡Por favor!

University Of California GIFs - Find & Share on GIPHY

 

El motor detrás del horror al spoiler somos nosotros mismos. Ahora controlamos cada vez más nuestro ritmo de consumo de contenidos gracias a cosas como Netflix, el streaming y la cantidad de opciones que siguen apareciendo. Como resultado, lo más preciado para el espectador es la “virginidad” interpretativa; que el golpe emocional sea todo lo fuerte posible. Pero seguimos cayendo como conejos cada vez se utiliza el recurso contrario como cebo para fidelizar a la audiencia.

Además de eso, no podemos dejar por fuera el factor internet. Una de las mejores cosas de la web es que en ella podemos decir lo que queramos; una de las peores cosas de la web es que absolutamente TODO lo que digas puede ser tomado como un spoiler. Comentar lo que vemos en redes sociales es una especie de reflejo involuntario que adquirimos y hemos pulido conforme nos hemos puesto más cómodos con las redes sociales. No hay serie o película que se resista. Apenas se acaba, estiramos la mano y empezamos a escribir nuestras primeras impresiones.

Key & Peele ya hicieron una representación bastante realista de lo que sería una reunión donde todos los involucrados son spoilerfóbicos. La cosa va así: Cuatro panas cenando, pero su conversación está completamente limitada por los spoilers. Al final terminan comiendo sin decir nada. NA-DA.

Pensemos en eso… ¿Cómo serían nuestras relaciones si tratamos todas las interacciones como amenazas potenciales a nuestra experiencia individual? ¿Estaríamos dispuestos a perder la habilidad de hablar sobre cualquier tema  con tal de preservar la integridad?

Habrá quienes digan que sí; que su experiencia está por encima de todo –y todos-. Pero nosotros estamos aquí para decirles que ¡están equivocados! La Universidad de California hizo un estudio sobre la importancia del spoiler para disfrutar de una historia y, para hacerles el cuento corto, llegaron a la conclusión de que conocer detalles de la trama ayuda a que la audiencia disfrute más de ella.

¿Moraleja? Hay que calmarse.

La raíz del problema del saboteo con los spoilers somos nosotros mismos. En el mundo hay cosas más importantes de las que preocuparse. Además, si la historia que te están contando es buena,  no importa si conoces o no un punto de la trama antes de tiempo. Aparte, está demostrado que disfrutas del cuento en otro nivel cuando sabes que lo que estás viendo lleva a algún elemento ya conocido.