Cuántos de nosotros no hemos dicho alguna vez mientras estudiábamos “para que aprendo esto si al fin y al cabo nunca lo voy a aplicar en mi vida”, y quizá tenga algo de cierto. No es que andemos por ahí aplicando el Trinomio Cuadrado Perfecto a la sopa que estamos sirviendo o recitando la tabla periódica de memoria en una plaza, pero hay que estar conscientes que muchas cosas de las que aprendemos en el colegio no nos ayudan de a mucho cuando ingresamos al mundo laboral. Como muchas otras naciones exitosas, Suecia se percató de ello, y es por eso que ahora ha decidido incluir en su currículo educativo programación y lo que podríamos llamar “detección y diferenciación de noticias falsas”.

Podría sonar a algo muy estúpido y algunas dirán “uno sabe cuándo le están cayendo a mentiras”, pero no es así. Para los que conocen la historia o mejor dicho la están viviendo, se han dado cuenta de la sarta de noticias y anuncios falsos que a diario en Venezuela son emitidos por la prensa oficialista y hasta por la misma oposición.

Aun cuando uno esté al tanto de todo el problema, a veces cuesta saber quién está diciendo la verdad y quién no. Eso en Venezuela, ahora recuerden Estados Unidos hace poco menos de seis meses en las campañas electorales, Trump y sus impuestos, Clinton y sus correos, Putin y sus misivas, etc.

Como lo vean, aprender a diferenciar qué es verdad y que no en las noticias es prácticamente un arte indispensable hoy en día, y Suecia quiere enseñarle a sus niños desde muy pequeños.

En julio del 2018 Suecia iniciará una reforma a su currículo educativo en pro de preparar a sus jóvenes a una vida futura, y además puntear en calidad de educación y tecnología. Inicialmente empezaran con programación y luego con conocimiento digital con un sentido crítico para distinguir la credibilidad de las fuentes.

Ha habido una cierta ingenuidad en la sociedad de la información. La idea de que el conocimiento está a solo un click y no necesitamos nada de lo que necesitábamos antes”, afirma Gustav Fridolin, Ministro de Educación sueco.

El Ministro está consciente de que se necesitan conocimiento básicos en lectura, escritura y numeración para no ser engañados, así como aprendizaje en comprobación de fuentes. “Y eso debe empezar desde la edad de los 10 años”.

Una encuesta en Suecia mostró resultados alarmantes sobre la percepción de las noticias vistas, donde 8 de cada 10 noticias que se ven en Internet son falsas y la mayoría de sus habitantes las creen.