¿Es la soledad una enfermedad que necesita una cura? quizá mucho hombre entrado en edad lo cree así. Un fenómeno que ha estado tomando terreno en los últimos veinte años y que se puede ver en nuestra vida cotidiana. Hombres mayores solos paseando por las calles, sentados en parques y viajando solos en bus. ¿Estarán muriendo sus parejas más rápido de lo que pensamos, o será simplemente que para esa edad ya no hay tiempo para el amor?

El verdadero reto para un hombre es como logra vivir consigo mismo, solo. Pocos valientes hombres pueden permitirse vivir solos y aprender de la independencia y la autosuficiencia. La gran mayoría de los chicos, sobre todo en la cultura occidental, tienden a a pasar de la madre a una una esposa habiendo pasado antes por más mujeres. Apoyándose en el imperativo femenino, muchos hombres son monógamos seriales que pasan de relaciones en relaciones hasta llegar a una definitiva sin haber aprendido y madurado en la forma de interactuar como un adulto, sin haber conocido suficiente de vivir con una mujer.

El miedo a la soledad es demasiado exagerado en el romanticismo occidental moderno. El popularizado mito de convertirse en el “hombre que nunca amó” es el mismo mito de la ‘solterona’ que se hizo popular en una época en que el valor de una mujer dependía de su estado civil.

Estamos en una época donde muchos hombres no saben ligar o lidiar con una mujer. Se les dificulta establecer relaciones a largo plazo y conocer a fondo a alguien. No es algo que sea nuevo, al contrario, es más antiguo de lo que parece, solo que actualmente el conquistar a una mujer se ha vuelto una tarea cada vez más difícil de lograr. Con aquello del fenómeno de la liberación sexual que a diario podemos ver en cualquier medio, la figura del hombre educado y caballero ha migrado a la del musculoso y adinerado hombre que sale en la portada de una revista.

hombre
Un estudio demuestra que el 65% de los hombres mayores de 45 años se encuentran solteros en la actualidad.

Sin generalizar, esta situación cada vez es más latente en el mundo. Mientras que hay hombres de buen corazón ansiosos de amar, pero que no cumplen con algunos de los requisitos de los ahora hombres modernos, hay otros pocos interesados en el amor pero sí en la conquista y el sexo. Es por ello que ahora se han hecho tan populares los sitios de citas en Internet. Un mercado para todas las necesidades. Por un lado, los que anhelan amar y por el otro los que quieren pasar un buen rato. Una “comodidad” que ha ayudado a apaciguar las inseguridades que muchos hombres tienen.

Al borde de la desesperación que trae consigo estar solo y de la alta competencia y escasa oferta, muchos hombres se embarcan con la primera mujer que asienta un sí, sin saber si realmente pueda ser una buena relación. Rápidamente, para no caer en el convencionalismo social de “cuándo vas a sentar cabeza y casarte”, este hombre jura sus votos y comienza una vida conyugal con una mujer. Estas relaciones presurosas nunca traen consigo nada nuevo. Por lo general,  suelen culminar a los años, dejando a este hombre una vez más solo, más inseguro,  más cerrado y hasta sin dinero.

Y esto es lo que sucede actualmente, muchos hombres no quieren comprometerse con alguien seriamente porque ya lo hicieron, fracasaron y no vieron fruto de ello. Les es más fácil lidiar con su vida de soltero y andar por ahí como colibrí con cualquier flor de turno.

Todos sabemos que momentáneamente este estilo de vida se torna triste y mediocre, pues todos necesitamos amar a alguien a parte de nosotros mismos. Cuando estos hombres logran darse cuenta de lo que está pasando frente a sus ojos, ya es muy tarde. Quizás ya han alcanzado los cuarenta años, no tienen una vida establecida y su belleza que en otrora colectaba mucho polen, hoy en día ha quedado en el pasado.

hombre
La soledad a veces suele ser la mejor herramienta para conocerse a sí mismo, sin tener que lastimar a alguien.

 Esto no quiere decir que la soledad de un hombre mayor sea necesariamente porque una mujer no se haya fijado en él o porque ya no quiera lidiar más con una relación estable. En muchas ocasiones solo son hombres que han encontrado paz interna estando consigo mismos. La soledad no es tan mala como se piensa. Son los mayores momentos de reflexión e introspección que un hombre puede tener, y que le permiten ser mejor persona y lidiar con todas sus inseguridades.

Quizá hayan muchos más factores que influyan en la soledad de un hombre mayor y que aun cuesta verlos. Lo cierto es que, sea cual sea la razón principal, nunca se le debe ver a la soledad como algo tan negativo, todo lo contrario, es en la soledad donde un hombre aprende a valorarse y a valorar a los demás. Este hombre está consciente enteramente de sus intereses, gustos, convicciones y pasiones y estará preparando para lidiar con una buena mujer, pues llegar a cierta edad mayor, no es un gran impedimento de la vida para poder seguir intentándolo.

El hombre que está conforme consigo mismo y confía en su verdadera independencia es el hombre con el que una verdadera mujer querrá estar.


Tal vez te pueda interesar:

Por qué nos gustan ciertas personas aun cuando no sean lo que queremos

Por qué amamos el sexo salvaje, aquí la respuesta

¿Por qué odio a las mujeres necesitadas?

 No todos los hombres son iguales, solo siempre buscas los mismos