La televisión pública de Noruega tiene un programa que los niños entienden perfectamente; nosotros, los ‘adultos’ de otras latitudes, al parecer no tanto.

Newton‘ es un programa que enseña a los niños educación sexual, bajo una sola premisa: ser tan gráficos como la situación lo amerite, explícitos y sin dorar la píldora, aunque sin connotación sexual.

Line Jansrud, su presentadora, no ha tenido que pasar por las charlas de cómo ponerle un condón a un plátano. Cuando quiere explicar el funcionamiento de los órganos reproductivos, pocas veces acude a eufemismos, pues prefiere llamar a actores de carne y hueso, y lo explica todo a través de ellos:

Gráfico, pero necesario

Además de detallar los cambios hormonales y físicos por los que se atraviesa en la pubertad, el programa también es pionero por dar consejos y explicaciones prácticos sobre el sexo.

“Algún día, el semen te servirá para hacer bebés. Aunque lo mejor será esperar un buen tiempo hasta llegar ahí”, explica Jansrud en un episodio sobre el pene.

“Por lo general se empieza despacio y luego puede ser muy rápido. Se introduce de esta manera”, dice la presentadora en un episodio sobre el coito, antes de hacer la demostración con modelos de plástico. “Pero para que sea más agradable es vital que la vagina esté lo suficientemente húmeda. También es bueno frotar el clítoris”.

“Y si la chica se toca su clítoris, o el niño se frota la punta de su pene de esta manera, se puede alcanzar el orgasmo. Es una sensación maravillosa que debes aprender a identificar”, explica sobre la masturbación en otro video.

La importancia del programa

‘Newton’ ha llegado a obtener diversos reconocimientos, como el Premio Anual de Periodismo en Noruega, por su calidad y sinceridad a la hora de orientar a los niños en estos temas, a los que los medios en diversos países aún consideran tabúes (hola, Venezuela).

“Buscamos ser claros, por eso, para ilustrar cómo el cuerpo de un niño se transforma en el de un adulto, utilizamos modelos reales. Huimos de cualquier tipo de connotación sexual”, explica al respecto de la serie Erling Normann, su director y creador.

Normann afirma haber visto el programa con sus hijos de once años asegurando que: “lo disfrutaron, y me sirvió de excusa para hablar un poco con ellos sobre sexo”.

Claro que en Noruega la educación sexual es una asignatura escolar desde 1970, así que para los niños de allá es un poco como complementar sus clases de manera interactiva.

Esto ha generado efectos positivos como que en 2011 el 82% de los noruegos usaran métodos anticonceptivos modernos y otras formas de protección, viéndolos como “algo necesario”. Mientras tanto, en Venezuela en el 2016, por la escasez, se está volviendo a métodos anticonceptivos obsoletos. Haz el cálculo…