Posiblemente sean los “Beatles” de nuestra época… ¿No creen?

Muchas veces se hace difícil escoger a tus artistas favoritos; la lista tiende a ser larga y algunos solo consiguen dar un paso fugaz en nuestro baúl sonoro. Ya sean cantantes, bandas o agrupaciones, pero de alguna manera, el quinteto conformado por Dave GrohlPat Smear, Taylor Hawkings, Nate Mendel y Chris Shiflett ha conseguido perdurar a través de los años; reinventándose una y otra vez, sacando a la luz nuevos discos que de alguna u otra manera terminaron calando en nuestros oídos.

 

Hasta el sol de hoy, “Everlong” sigue siendo el himno de mi infancia y aún la escucho con la misma ilusión que hace unos cuantos años atrás.

La salida de “The Colour and the Shape” (El verdadero comienzo de los Foo) al mercado fue un golpe sobre la mesa para la nueva industria del rock, y Grohl demostró que su música no estaba muerta tras la debacle de Nirvana, posterior a la muerte del mítico Kurt Cobain.

De dicho álbum puedo rescatar temas emblemáticos como la frenética rola “Monkey Wrench”, la inspiradora “My Hero” e inclusive “Hey, Johnny Park”. Canciones que lanzaron al estrellato a un joven grupo de músicos que a través del tiempo conseguiría acumular millones de seguidores en todo el mundo.

Temas como “Learn To Fly”, “All My Life”, “Best Of You”, y “The Pretender”, han sido el sello de una generación “rockera” que creció en medio de una revolución de géneros musicales que fueron poco a poco dominando la industria, pero eso sí, sin pasar por alto que estos cinco músicos de leyenda seguirían apostando por lo que los trajo hasta aquí.

2012 fue un año que en cualquier sentido de la palabra será recordado por muchas personas, una gran parte de éstas seguramente tendrá como referencia la fraudulenta profecía del fin del mundo, pero en mi caso fue un punto de inflexión, volví a creer en la música hecha con el corazón.

“Wasting Light” fue la luz en un túnel dominado por el reggaetón y el aturdidor dubstep.

Dos años más tarde, “Sonic Highways” pasaría bajo la mesa de su discografía; pero sin antes dejar un recadito con “Something from Nothing”.

Después de 23 años su sonido sigue siendo tan sólido y rebelde como en aquella década de los 90; su nuevo single “The Sky is a Neighborhood” es el claro ejemplo de que si evolucionas sin olvidar tus raíces, seguirás cosechando éxitos.