Estudiantes de las sedes de Caracas y Guayana de la Universidad Católica Andrés Bello encendieron de nuevo la mecha de las protestas

Por Andrea Guedez /  @andreaguedezh 

 

El pasado martes 6 de mayo los estudiantes de la Universidad Católica Andrés Bello ubicada en Caracas salieron a las afueras de su casa de estudio con pupitres y pancartas para “exigir la liberación de sus compañeros ucabistas inocentes, Carlos Madriz y Xavier Beckles”, que habían sido detenidos días antes por protestar cerca del Campus de UCAB Guayana.

La actividad comenzó en la mañana y después del mediodía se dio un fuerte enfrentamiento entre grupos colectivos junto a la Policía Nacional Bolivariana y quienes defendían su casa de estudio en las puertas de la misma. Más tarde estuvieron presentes en el lugar funcionaros de la Guardia Nacional Bolivariana.

 

Desde entonces los estudiantes desalojaron las instalaciones del campus de Montalbán como medida de seguridad. Asimismo, las autoridades, decanos y directores de escuela decidieron anunciar la suspensión de actividades académicas que se extendió hasta el sábado 10 de mayo.

Tras estos acontecimientos otras universidades se unieron a actividades de protesta: El pasado miércoles fueron reprimidos los estudiantes de la Universidad Metropolitana. El jueves los estudiantes de la Universidad Santa María trancaron la vía hacia Mariche y también sufrieron fuerte represión por parte de los cuerpos de seguridad mientras que se llevaba a cabo una Asamblea Interuniversitaria abierta en la UNIMET.

 

El viernes en horas de la mañana el movimiento estudiantil ucabista dio una rueda de prensa en las instalaciones de la Universidad MonteÁvila. “Hoy  queremos abrir el debate para el inicio de una Asamblea Nacional Constituyente, esa es #laruta como alternativa constitucional y democrática, dijo Carlos Vargas, Secretario de  Asuntos Externos.

 

 

Igualmente, estudiantes y la sociedad civil marcharon el sábado en Caracas en honor a las madres venezolanas y para exigir la liberación de los 243 estudiantes detenidos en los campamentos que fueron desmantelados en la madrugada del pasado 8 de mayo.

La segunda semana de mayo inició con la reactivación de los focos de protesta que hoy mantiene a muchos en las calles, y cerró con un día de las madres en honor a aquellas cuyos hijos no volverán.

 

Fotos: Vía EFE y @ucabistas