En ‘Una yuppie sin corbata’ Cindy te muestra el camino para ser un emprendedor exitoso en Venezuela

Por Cindy López / @cindylulopez

 

 

En los noventa Airwalk era una de las marcas más populares entre adolescentes y amantes de los deportes extremos. Con sede en las afueras de San Diego, la compañía producía calzado especializado para patinadores con ganancias de hasta 175 millones de dólares anuales. Nada mal para una marca que comenzó vendiendo en tiendas pequeñas. Sin embargo, hoy en día no sabemos mucho de ella <<¿por qué?>>

El responsable del crecimiento vertiginoso de Airwalk fue Lambesis, una agencia de publicidad que contaba con la brillante DeeDee Gordon, experta en investigación de mercado. Sus campañas se basaban en predecir lo que estaría de moda en el mercado underground y conectarlo con el producto –si Airwalk fuese una marca de referencia actual, seguramente relacionaría sus productos con los hipsters-. La estrategia funcionó bastante bien hasta que la demanda del producto se hizo masiva y comenzaron a venderle a los centros comerciales.

Las tiendas pequeñas y especializadas, aquellas que en un comienzo habían hecho de Airwalk un producto atractivo, comenzaron a preocuparse por tener que competir contra los peces gordos, así que la marca les ofreció productos exclusivos que la gente solo conseguiría en sus establecimientos.

Sin embargo, debido a la alta demanda, Airwalk no pudo cumplir con el acuerdo, despachó la misma mercancía a todas las tiendas –grandes y pequeñas- haciendo que el consumidor perdiera la sensación de exclusividad. Ahora Airwalk no era una marca interesante, había pasado a ser una más del montón.

Si bien todos los productos tienen un ciclo de vida, lo importante es crear acciones que los mantengan generando resultados positivos, y en el caso de los profesionales independientes –freelancers-, la exclusividad es la ventaja competitiva más importante sobre las grandes organizaciones.

Por ejemplo, el año pasado me reuní con muchos emprendedores con ideas potencialmente millonarias, bien encaminados a conseguir la meta propuesta y con capital suficiente como para ejecutar sus proyectos a nivel latinoamericano. Sin embargo, hubo algo que me causó mucha intriga, todos, sin excepción, habían contratado a compañías importantes –sobre todo publicitarias- y ahora estaban desesperados por salir de ellas.

“Hemos tenido muchos problemas con ellos, es como si tuviésemos que jalarles #$%& para que hagan el trabajo por el que ya pagamos, y que, además, fue bastante”

“Quieren que les paguemos por adelantado, pero tardan meses en hacer su trabajo, preferimos pagarle a un freelancer que al menos nos dé la cara”

“La burocracia interna es una pérdida de tiempo. Si quiero cambiar la campaña tengo que hablar con uno, si hay que pagar tengo que hablar con otro, si quiero quejarme entonces el encargado está de viaje”

En el caso de las empresas publicitarias

Venezuela vive una dura realidad económica donde las grandes marcas comienzan a recortar gastos y el primer afectado siempre es el departamento de mercadeo. Por lo tanto, las agencias publicitarias comienzan a verse ahorcadas por falta de ganancias, lo que las obliga a cotizar trabajos para otros países en moneda extranjera o cobrarle más caro a las marcas que aun ejecutan acciones publicitarias.

Ahora, por lo general, las agencias delegan muchas de sus funciones a outsourcings ofreelancers porque no cuentan con el capital humano dentro de su organización para cumplir las exigencias de sus clientes, lo que obliga a las marcas a pagar el precio deloutsourcing más el porcentaje de booking que recibe el intermediario –la agencia-. El problema es que las grandes empresas comienzan a entender esto y deciden contratar directamente al especialista para ahorrarse dinero.

Al declive de las agencias publicitarias también podemos añadir la pérdida de la ética laboral, el pobre servicio al cliente y la falta de preparación de sus empleados en materia de tecnología y marketing digital, debilidades que las empresas emergentes tienen muy en consideración.

¿Qué pasaría si los emprendedores venezolanos de ahora se convierten en los empresarios más importantes de mañana? –a lo cual apuesto- ¿A quién contratarían? ¿A la agencia publicitaria o al profesional que les dio exclusividad, hizo el trabajo a tiempo y les ahorró dinero? La tortilla comienza a voltearse, sobre todo en una crisis económica donde todos buscan ahorrar costos y producir más beneficios.

La personalización y el servicio al cliente son un punto clave en el desarrollo de las empresas actuales. Los clientes pequeños forman una red de oportunidades y crecimiento constante, muchos de ellos son la conexión con potenciales grandes clientes internacionales, descuidarlos porque no son peces gordos es una decisión poco sabia.

 

Hipters: Subcultura que valora el pensamiento independiente, la contra-cultura, la política progresista, el arte y el indie-rock, la creatividad, la inteligencia y bromas ingeniosas.
Underground: Público de élite, que a menudo se caracterizan por sus altos niveles de originalidad y experimentación. No se ajustan a los estándares típicos, tendencias o lo establecido por los medios de comunicación populares.
Freelancers: Profesionales independientes.
Outsourcings: subcontratación de un proceso de negocio a un tercero.
Booking: Porcentaje que gana el intermediario por conseguir un negocio.

 

 

Si te gusta cómo Cindy te dice las cosas tan claras, sigue pegado con nosotros que cada semana tenemos algo nuevo. Mientras, no dejes de pasar por su  blog:
Cindy López: Una yuppie sin corbata
También puedes seguirla en Twitter @cindylulopez y en Facebook cindylulopezmusic